Logo Univalle Foto
Consultar en la Biblioteca Teléfonos de las Facultades Buscar en Univalle Portal de la Universidad del Valle Consultar en la Biblioteca Teléfonos de las Facultades Buscar en Univalle Portal de la Universidad del Valle
Facultades y Dependencias
Despacho de la Vicerrectoría Académica
Portal de la Universidad del Valle
Vicerrectoría Académica > Candidato a Distinción Académica: Mario Bunge.

   

Postulación de Mario Bunge
a la distinción Doctorado Honoris Causa

La Vicerrectoría Académica, en cumplimiento de lo reglamentado en el literal c) del Artículo 4to de la Resolución No 005-2015 expedida por el Consejo Superior, se permite poner en consideración de la comunidad profesoral, la candidatura del profesor Mario Bunge a la distinción académica Doctorado Honoris Causa, con el fin de que la Comisión delegada por el Consejo Académico para realizar el estudio y posterior recomendación, recoja las opiniones con respecto a las calidades del filósofo y científico, y de su obra.


  • Ver solicitud de otorgamiento del Doctorado Honoris Causa presentada por el Departamento de Filosofía, aquí

  • Curriculum del profesor Bunge, clic aquí

  • Evaluación del filósofo y de su obra:

  • Articulo:"How Does It Work? The Search for Explanatory Mechanism"
    Por Germán Guerrero Pino, profesor titular del Departamento de Filosofía, Universidad del Valle. clic aqui
    Por Carlos Cardona, profesor titular de la Escuela de Ciencias Humanas, Universidad del Rosario. clic aqui

  • Apreciado(a) profesor(a), permitanos conocer su opinión sobre la postulación del profesor Mario Bunge a esta distinción académica proporcionando sus datos y opinión en el siguiente formulario:


MI OPINIÓN
Nombre:
Correo Electrónico:
Dependencia:
Mi opinión o consideración:
OPINIONES:

online casino canada blackjack online best casino money slots money slot

Deb /


2 month loan payday loans canada cash in advance

Stepanie /


payday loans roanoke va private lenders for personal loans 100 day loans reviews

Eartha /


quick payday online payday short term money

Gilbert /


online loans alberta christmas loans payday loans olathe ks

Shaun /


buy viagra real cheap viagra australia viagra sale galway

Sonja /


legal buy generic cialis cialis generic how to buy cialis online in australia

Brianne /


fast cash loans with bad credit payday loans no credit check small loan companies

Fidel /


payday loans online [url=http://cash-today.org/]pay day loans[/url] payday loans payday express

Sherlyn /


meilleur site tarot gratuit forum tarot nano tarot soleil orange regle tarot en anglais jeux tarot toox avenir facile tarot cosmos tarot tarot romeo et juliette tarot en ligne gratuite sans inscription ton avenir selon le tarot divinatoire boutique tarot divinatoire jouer au tarot en ligne a 5 voyance gratuite tarot sante tarot du jour en ligne fox tarot version 4.1.7 Tarot jugement et hermite tarot jugement sante tarot settanni tarot fiable gratuit amour tarot gratuit marseille amour tirage gratuit tarot ange tarot

Jannie /


tarot egyptien tirage gratuit tirage tarot amour oui ou non tarot de marseille gratuit en ligne immediat voyance gratuite par tarot et horoscope tirage de tarot amour gratuit et instantane tirage tarot divinatoire gratuit marseille tirage tarot en ligne gratuit amour tirage tarot 2013 tarot voyance en ligne gratuit sans inscription tirage amour tarot gratuit tirage des cartes de tarot de marseille gratuit tirage tarot travail gratuit tarot gratuit tarot en ligne serieux gratuit tarot gratuit et numeros de chance tirage gratuit tarot oracle ge jeu de tarot gratuit solo tirage tarot amour gratuit fiable tirage tarot vie professionnelle tirage tarot persan gratuit en ligne tirages tarots marseille gratuits tirage tarot marseille travail gratuit

Caryn /


tirage tarot du jour tarot amour gratuit par chat tirage de suite du tarot gratuit de marseille tirage tarots gratuits les 3 cartes tirage de tarot de l amour gratuit tirage tarot gratuit travail tirage de carte tarot marseille tirage tarot des anges gratuit tirage tarot oui non professionnel tarot l amoureux tirage tarot gratuit lambert tarot tirage amour tarot de marseille gratuit par chat tirage tarot lenormand jeu de tarot gratuit sous android tirage cartes tarot de marseille gratuit tarot gratuit 2016 en ligne tirage des cartes du tarot de marseille gratuit tirage tarot de belline en croix tirage tarot marseille gratuit sans inscription tarot gitane tirage gratuit tirage tarot gratuit en ligne guide voyance

Leonore /


voyance en amour gratuite en ligne tchat voyance gratuite serieuse voyance gratuite divinatoire voyance par tel gratuite sans attente voyance gratuite en direct amour voyance gratuit par mail astro chat voyance gratuite voyance email gratuit voyance gratuit reponse immediate voyance gratuite tirer les cartes voyance tirage de carte gratuit voyance tarot gratuite voyance gratuite amour par tel poser une question gratuite voyance voyance gratuite directe par tchat voyance gratuite en ligne direct carte voyance tarot gratuit voyance chat gratuit belgique cours de voyance gratuit en ligne voyance gratuite direct pour mineur voyance tarot de marseille gratuit voyance avenir gratuit immediat

Leonor /


regime alcool fait il grossir regime pour maigrir le soir idee recette regime pomme de terre application regime pour blackberry regime intense pour femme regime alimentaire pour le soir recette soupe pour regime hyperproteine regime poudre pour maigrir livre de regime 5.2 livre regime citron gratuit aide au regime regime jambon yaourt regime sans residu elargi definition manger amandes regime mais et regime seignalet regime public d'assurance maladie du quebec sardine huile d'olive regime regime paleo danger regime alimentaire proteine musculation produit bio pour regime amande et regime cetogene comment faire regime sans legume

Halley /


Sólo quisiera, desde mi humilde condición de estudiante de pregrado, considerar que Bunge es un gran ejemplo como académico, lo cual le da suficiente condición para el honoris causa; y que, de considerarse los aspectos propios de su personalidad, tendría que considerarse también que, como muchos otros filósofos polémicos, es fiel a su postura, y que, en caso de que su peculiar forma de ser moleste a muchos, y que por ello se diga que no debe "leerse" ni "reconocérsele" su aporte, en esa misma lógica, tampoco debería leerse ni reconocerse el aporte de Heidegger (por sus supuestos vínculos con el nacionalsocialismo), ni a Popper (pues según algunos biografos era demasiado prepotente), y una muy larga lista de académicos. Finalizo con esta nota que extraje de la Stanford Encyclopedia of Philosophy, en donde se da una larga cantidad de razones para el reconocimiento a dicho filósofo (Bunge), entre las cuales resalto: "Few thinkers associated with analytic philosophy strive to produce a comprehensive philosophical system. Bunge is one of them, a thinker trying to integrate ontology, metaphysics, epistemology, semantics, psychology, and science coherently and fruitfully." http://plato.stanford.edu/entries/phil-science-latin-america/#ArgUru

Estudiante de pregrado / Facultad de Humanidades


Sólo quisiera, desde mi humilde condición de estudiante de pregrado, considerar que Bunge es un gran ejemplo como académico, lo cual le da suficiente condición para el honoris causa; y que, de considerarse los aspectos propios de su personalidad, tendría que considerarse también que, como muchos otros filósofos polémicos, es fiel a su postura, y que, en caso de que su peculiar forma de ser moleste a muchos, y que por ello se diga que no debe "leerse" ni "reconocérsele" su aporte, en esa misma lógica, tampoco debería leerse ni reconocerse el aporte de Heidegger (por sus supuestos vínculos con el nacionalsocialismo), ni a Popper (pues según algunos biografos era demasiado prepotente), y una muy larga lista de académicos. Finalizo con esta nota que extraje de la Stanford Encyclopedia of Philosophy, en donde se da una larga cantidad de razones para el reconocimiento a dicho filósofo (Bunge), entre las cuales resalto: "Few thinkers associated with analytic philosophy strive to produce a comprehensive philosophical system. Bunge is one of them, a thinker trying to integrate ontology, metaphysics, epistemology, semantics, psychology, and science coherently and fruitfully." http://plato.stanford.edu/entries/phil-science-latin-america/#ArgUru

Estudiante de pregrado / Facultad de Humanidades


Sólo quisiera, desde mi humilde condición de estudiante de pregrado, considerar que Bunge es un gran ejemplo como académico, lo cual le da suficiente condición para el honoris causa; y que, de considerarse los aspectos propios de su personalidad, tendría que considerarse también que, como muchos otros filósofos polémicos, es fiel a su postura, y que, en caso de que su peculiar forma de ser moleste a muchos, y que por ello se diga que no debe "leerse" ni "reconocérsele" su aporte, en esa misma lógica, tampoco debería leerse ni reconocerse el aporte de Heidegger (por sus supuestos vínculos con el nacionalsocialismo), ni a Popper (pues según algunos biografos era demasiado prepotente), y una muy larga lista de académicos. Finalizo con esta nota que extraje de la Stanford Encyclopedia of Philosophy, en donde se da una larga cantidad de razones para el reconocimiento a dicho filósofo (Bunge), entre las cuales resalto: "Few thinkers associated with analytic philosophy strive to produce a comprehensive philosophical system. Bunge is one of them, a thinker trying to integrate ontology, metaphysics, epistemology, semantics, psychology, and science coherently and fruitfully." http://plato.stanford.edu/entries/phil-science-latin-america/#ArgUru

Estudiante de pregrado / Facultad de Humanidades


Sólo quisiera, desde mi humilde condición de estudiante de pregrado, considerar que Bunge es un gran ejemplo como académico, lo cual le da suficiente condición para el honoris causa; y que, de considerarse los aspectos propios de su personalidad, tendría que considerarse también que, como muchos otros filósofos polémicos, es fiel a su postura, y que, en caso de que su peculiar forma de ser moleste a muchos, y que por ello se diga que no debe "leerse" ni "reconocérsele" su aporte, en esa misma lógica, tampoco debería leerse ni reconocerse el aporte de Heidegger (por sus supuestos vínculos con el nacionalsocialismo), ni a Popper (pues según algunos biografos era demasiado prepotente), y una muy larga lista de académicos. Finalizo con esta nota que extraje de la Stanford Encyclopedia of Philosophy, en donde se da una larga cantidad de razones para el reconocimiento a dicho filósofo (Bunge), entre las cuales resalto: "Few thinkers associated with analytic philosophy strive to produce a comprehensive philosophical system. Bunge is one of them, a thinker trying to integrate ontology, metaphysics, epistemology, semantics, psychology, and science coherently and fruitfully." http://plato.stanford.edu/entries/phil-science-latin-america/#ArgUru

Estudiante de pregrado / Facultad de Humanidades


En las últimas semanas he participado en varios debates sobre temas polémicos. Para cerrar mi intervención en estos espacios quisiera plantear una última reflexión que sintetizaré en esta frase: La fuente de todo conflicto humano (y origen de toda guerra) comienza por la negación de la diferencia. En un ambiente democrático que valore las diferencias, que celebre la diversidad, que promueva el pluralismo, difícilmente germinará la semilla de intolerancia que lleva al irrespeto, que a su vez, conlleva a las distintas formas de violencia (simbólica y física). Estas son algunas frases que ejemplifican esta negación de la diferencia: “Las personas religiosas son ignorantes”, “Necesitamos Ciencia para erradicar la Religión”, “Los ateos son satánicos”; “Las FARC son narcoterroristas que merecen pena de muerte”, “Los diálogos de paz son una farsa”, “Juan Manuel Santos es un comunista castro-chavista”; “En Colombia no hay racismo”, “Los ‘negros’ son los más racistas/resentidos/acomplejados”, “El ‘Blackface’ es una bobada”; “Los homosexuales son enfermos”, “La vida en pareja es solo para la procreación”, “Una pareja del mismo sexo no tiene derecho de conformar una familia”; “El Islam promueve el odio”, “Los musulmanes son violentos”, “Los franceses crearon el terrorismo que ahora sufren”; “La filosofía ‘no científica’ debe desaparecer de las universidades”, “La fenomenología, la hermenéutica, el psicoanálisis y los estudios culturales son charlatanería”, “El filósofo X es un enfermo mental”, etc. Reitero: La fuente de todo conflicto humano (y origen de toda guerra) comienza por la negación de la diferencia. La convivencia democrática es un ideal por alcanzar, en el cual debemos seguir creyendo; por el cual debemos seguir apostando, trabajando.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


En el texto anterior no apareció la frase que sintetizaba mi reflexión por estar entrecomillada de manera especial.La frase es esta: La fuente de todo conflicto humano (y origen de toda guerra) comienza por la negación de la diferencia.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


En las últimas semanas he participado en varios debates sobre temas polémicos. Para cerrar mi intervención en estos espacios quisiera plantear una última reflexión que sintetizaré en esta frase: . En un ambiente democrático que valore las diferencias, que celebre la diversidad, que promueva el pluralismo, difícilmente germinará la semilla de intolerancia que lleva al irrespeto, que a su vez, conlleva a las distintas formas de violencia (simbólica y física). Estas son algunas frases que ejemplifican esta negación de la diferencia: “Las personas religiosas son ignorantes”, “Necesitamos Ciencia para erradicar la religión”, “Los ateos son satánicos”; “Las FARC son narcoterroristas que merecen pena de muerte”, “Los diálogos de paz son una farsa”, “Juan Manuel Santos es un comunista castro-chavista”; “En Colombia no hay racismo”, “Los ‘negros’ son los más racistas/resentidos/acomplejados”, “El ‘Blackface’ es una bobada”; “Los homosexuales son enfermos”, “La vida en pareja es solo para la procreación”, “Una pareja del mismo sexo no tiene derecho de conformar una familia”; “El Islam promueve el odio”, “Los musulmanes son violentos”, “Los franceses crearon el terrorismo que ahora viven”; “La filosofía ‘no científica’ debe desaparecer de las universidades”, “La fenomenología, la hermenéutica, el psicoanálisis y los estudios culturales son charlatanería”, “El filósofo X es un enfermo mental”, etc. Reitero: . La convivencia democrática es un ideal por alcanzar, en el cual debemos seguir creyendo; por el cual debemos seguir apostando, trabajando.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


Homenaje univalluno a Mario Bunge Por: un egresado del Master Investigación en Filosofía ¿Qué significa, para una carrera, otorgar un título "honoris causa"? Esta pregunta no tendría sentido para un "hommus academicus" cuyo oxigeno se compone también de esos pomposos rituales en los que se extienden cortesías con cartones indexados. Y tal vez tenga razón, porque desplegar semejante duda no tanto sobre la calidad del candidato sino más bien sobre el sentido mismo del "homenaje" parecería un capricho, un puro contestatarismo, una treta incluso. Al contrario, yo considero que tiene todo el sentido del mundo, aun cuando esté un poco fuera de “moda” (noción que el profesor Mario Bunge adora movilizar) elaborar una crítica seria y rigurosa de los discursos y las prácticas de las instituciones. Cierta hegemonía académica hoy afirma que la “derrota de los autoritarismos” habría liberado al saber de sus cadenas místicas y a la política de sus cadenas ideológicas (afirmación que Bunge comparte con Gauchet y otros reaccionarios). Y, sin embargo, algunos contenidos del liberalismo triunfante habrían a su vez sentado las bases para la expansión del relativismo, hijo bastardo del nietzscheismo francés y del “espíritu contestatario” de los años sesenta. Es muy posible que estemos viviendo una revolución, arrastrada en gran medida por las nuevas formas de entender el mundo operadas en saberes como la física y la electrónica, pero también en la comprensión misma de la manera como se forman los saberes y su relación con las prácticas. Algunos, sin embargo, ven en ello menos una transformación y más una simple y vulgar “victoria” por sobre la “especulación” y el “relativismo” y, por ello, una victoria de la “verdad” por sobre la “ideología”. No es difícil percatarse que este esquema funciona más exactamente como aquello que creen combatir: como una ideología, como la ilusión positivista de un mundo puro y abierto al sujeto y de un conocimiento como identidad perfectible sobre el mundo cuyo garante universal, la razón, requiere solamente de una disciplina “quirúrgica” en la búsqueda de “lo concreto”. Empero, el debate sobre lo que somos hoy en el mundo (saberes, prácticas), siendo un “nosotros” variable una parte importante de ese “mundo”, es un debate cuyo espacio propicio aún no ha dejado de ser, por fortuna, la Universidad. Vale la pena darlo, sin cartones ni ceremonias de por medio. ¿Por qué otorgar un honoris causa? Los defensores del trabajo del profesor Mario Bunge en la Universidad del Valle creen tener una respuesta: porque dicho reconocimiento exalta la obra de un autor influyente; y porque al tiempo y sobre todo exalta a los miembros de la universidad que lo otorga en razón de la influencia que ese autor ha tenido en su vida académica. Un honoris causa es, principalmente, un auto-homenaje con invitado-garante. En concreto, esto opera así: 1) portador de una obra rica, rigurosa e inmensa, el profesor Bunge ha realizado una defensa fiera de “la razón” contra el irracionalismo y el anti-humanismo, ejerciendo así una positiva influencia en la Universidad del Valle; 2) dicha influencia merece ser resaltada por cuanto, al final, son los trabajos inspirados en la obra de Mario Bunge, tanto en filosofía como en ciencias, los que recibirían el mayor reconocimiento. Bien lo confirman sus más fieros defensores: este auto-homenaje con invitado-garante (el profesor Bunge) es una apuesta política contra la “charlatanería especulativa y relativista” (la de Univalle, supongo) y en favor del triunfo definitivo de la razón. Sobra recordar que Goebbels denunciaría la falacia de la “ciencia judía” frente a la hoguera de libros en la plaza de la opera de Berlín. (¿Pura ideología? No hay que olvidar que la supremacía racial ya había sido demostrada y alabada científicamente). Pero este argumento histórico es demasiado vulgar, demasiado en la lógica tramposa de “o es verdad o es mentira” como para enarbolarla. La profunda falencia de la campaña en favor del respetado profesor Bunge radica en otro lado: más que un homenaje a una obra (tal vez sobredimencionada), se trata más bien de una campaña local contra un enemigo inexistente, el mentado “relativismo”, y en favor de una forma de construir saber en Univalle, “la ciencia” (campaña por cierto peligrosa: esa perorata vulgar del “humanistas=charlatanes” viene haciendo estragos en las universidades a nivel mundial, puesto que moviliza los escasos recursos que el capitalismo financiero le permite hoy a la educación pública). De allí que valga preguntarse: ¿y para qué este invitado-garante si su resultado, el trabajo de Univalle, merece tanto reconocimiento como la obra misma? Ah, dirán, porque se trata de exaltar su compromiso académico contra el irracionalismo. Se trata entonces de una “guerra interna” sin enemigo que, sin embargo, permite la emergencia de posiciones estratégicas frente a las prioridades de inversión en investigación, dando así nacimiento y forma a un enemigo real (porque no hay guerra que no cree a su propio enemigo): los opositores del honoris-Bunge, un enemigo demasiado parecido a su contrario por el momento. Considero que la candidatura del honoris-Bunge es débil, aun cuando el candidato es no solamente es muy fuerte sino que, seguramente, merece todos los reconocimientos que se le quieran hacer. No se puede defender una candidatura contra una parte de la Universidad caricaturizandola pero sobre todo a riesgo de atizar un conflicto que no debería pertenecerle. Pero tampoco se puede atacarla con el argumento inverso, conservando la estructura de exclusión implícita en la defensa. resultaría simplemente paradójico sostener una oposición a dicho homenaje por el sólo hecho de que Bunge opina “con intolerancia”. Si la Universidad quiere seguir funcionando bajo la lógica de la pompa y el agasajo, no veo ni el problema ni la dificultad, sin embargo debe tener mucho cuidado en las razones por las cuales decide homenajear al respetado Bunge o a otros, teniendo en cuenta este presente difícil.

Lucas Restrepo Orrego / Facultad de Humanidades


Como estudiante que fui de Economía y luego egresado y titulado en la Licenciatura en Filosofía de la Universidad del Valle, institución que considero mi alma mater, aunque hoy ejerzo como Director de Investigación en otra universidad, me permito expresar mi opinión favorable a esta iniciativa, pues sin duda, Mario Bunge es el principal filósofo que ha dado Latinoamérica por su obra y reconocimientos. Su concepción filosófica, especialmente en filosofía de la ciencia, es muy pertinente y feraz. Los comentarios negativos que leo en este foro se basan en que Bunge fustiga a la hermenéutica, la fenomenología, el posmodernismo, etc. ¿Y qué hay de malo en ello? La filosofía es debate argumentado y Bunge ha fundamentado con argumentos serios y evidencias su posición filosófica en numerosos textos. Las entrevistas en medios de farándula o prensa, con sus gracejos y apreciaciones, ni siquiera merecen ser tenidas en cuenta a la hora de evaluar méritos académicos de un profesor. Felicitaciones por esta iniciativa.

Jorge Enrique Senior Martinez / Facultad de Humanidades


Como egresada de la Licenciatura en Filosofía y de la Maestría en Filosofía de la Universidad del Valle, expreso mi inconformidad con la postulación al profesor Mario Bunge. Es posible que tenga una trayectoria intelectual destacada, pero sus, ya conocidas, descalificaciones de otros modos de pensamiento, no lo hacen merecedor de tal distinción. Y no porque no sea víable hacer carrera académica sin crítica a otras posturas, sino porque sus descalificaciones anulan la diversidad de saberes y plantean la primacía de un paradigma que no es excento tampoco de cuestionamientos. Ahora trabajo en la configuración de una Maestría en Ética. Un programa que no se concibe sólo como una rama de la filoofía (filosofía moral) sino que dialoga con otras áreas de las ciencias sociales e incluso con sectores no académicos de donde han emergido las preguntas más urgentes de las recientes reflexiones éticas. Promulgar como honroso a alguien que niega la posibilidad de esta pluralidad de saberes significa reducir el conocimiento, incluso al sector académico

Claudia Isabel Mejía Guayara / Facultad de Humanidades


Yo solo lo mandé una vez. La verdad no sé que pasó. Los otros se han copiado dos veces y este 5. Si ese es su argumento para desacreditarme, lo noto acabado. Estratagema: no ataques el argumento, ataca a la persona. Falacia argumentativa obvia.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


¿Qué pretende el señor Sebastián Domínguez con enviar repetidamente el mismo mensaje?... ¿cree acaso que a falta de evidencias, de pruebas de los aportes que el constructivismo y el posmodernismo han hecho a mejorar la vida de las personas, lanzar una avalancha de comentarios repetitivos le va a ayudar? Bunge es de los pocos latinos que se han atrevido a negarse a seguir ese cuento de las tales "nuevas maneras de comprender la realidad"... maneras esas que nunca han podido demostrar su utilidad y que ante los logros del pensamiento racional y científico quedan del tamaño de cualquier superstición o cualquier cuento de hadas. Una vez más: si no fuera por la racionalidad y la forma científica de pensar y hacer, ustedes, los negadores de la realidad, no podrían expresarse en este medio. Cuando no hay argumentos... cuando no hay evidencias y todo se queda en el discurso que solamente sirve para engañar, vender libros, vender conferencias e inventarse títulos, no hay nada más que desviar la atención hacia la supuesta falta de idoneidad del interlocutor... yo podría ser un habitante de la calle sin ningún título universitario que está usando un computador prestado que aun así, si mis argumentos superan la prueba de la lógica, la experiencia y la realidad, son válidos. Dejen de desviar el tema... reconozcan que le temen al regreso de la razón y la lógica pues les tocaría poner a prueba cualquier cosa que se le ocurra decir o publicar... como están las cosas hoy en las facultades de humanidades, cualquier tontería que una persona con título escriba o afirma resulta ser intocable e invulnerable a la crítica pues basta con decir esperpentos como "mis aseveraciones no pueden ser medidas usando las formas eurocéntricas de razonamiento, por lo tanto, usted no es nadie para decir si tengo o no razón"... el paraíso del todo-vale... la puerta abierta para que cualquier extremista se salga con la suya... el nazismo, los islamistas, los cristianos fanáticos, cualquiera que pretenda pasar por encima de los derechos humanos encuentra sustento epistemológico en los autores que ustedes idolatran... pues como ustedes se han encargado de promover la prohibición a la crítica y creen que cualquier cosa es conocimiento válido. Sería un honor para este país y para la Universidad del Valle que como una forma de honrar la racionalidad, el trabajo duro y metódico y la rigurosidad, se le haga este homenaje a Mario Bunge. Los reto a que muestren acá con evidencias los aportes del constructivismo, el posmodernismo, y sus variantes latinoamericanas, el Giro Decolonial y similares a la mejora de la vida de las personas de la región y si los hay, que los comparen con los aportes que han hecho el pensamiento racional y los que puede hacer en términos de respeto por los derechos humanos, salud, democracia, libertad y equidad.

Raúl F. Hernandez / Facultad de Ingeniería


Señor Juan Pérez, simplemente ud ha declarado su posición antidiversidad del saber, su servilismo ante la racionalidad, su desprecio general por todo lo humano no científico (en su versión y la version de Bunge de la ciencia). Quisiera animarlo a que dentro de su misma ciencia, la ciencia de todos en últimas, buscara todos aquellos que se han referido de una forma distinta a la filosofía de lo que usted llama "macaneo". Solo para que encuentre en todas esas otras posibilidades nuevas maneras de comprender la realidad. Aquí no hay discusión, porque ud de discusión conoce bastante poco, sus argumentos no son argumentos sino falacias, su desacreditación es un estratagema gigante (y estas palabras provienen de la teoría de la argumentación, es decir, la lógica, y no de la filosofía desacreditada, basada por tanto en la racionalidad). Su desconocimiento sincero, grosero es triste. Estamos aquí discutiendo con quien ha soñado ser el Bunge colombiano (y ya estoy al nivel de argumentación suyo, que ud comprenderá mejor, supongo). Este tipo de posiciones, la suya, la de Bunge, son precisamente las que no deben sostenerse al interior de una universidad, que por su nombre, habla de la universalidad de posibilidades del saber. Pero ánimo, quizás ud tenga razón, quizás ese sea el mundo que tendremos. Pero ese, amigo de Bunge, es el peor de los mundos, el vacío, donde la literatura, la poesía, el arte; donde la filosofía no científica, mueren o se marginan, y donde la ciencia (en su versión) se queda con el título de dueña del saber. Pero su disputa es solo el peligro. Este tiempo es el peligro. Y para citar a un poeta que cita el que ud llama nazi que incita a los jóvenes a ser nazis (Heidegger, y ya mismo estoy que salgo a matar judíos, sí claro, sí -es sarcasmo, lo aclaro para que no vaya a perderse en la argumentación), citaba: donde está el peligro, crece también lo salvador. Miraremos hacia más adelante, y esperaremos siempre encontrar que ud estuvo en el error, que Bunge estuvo en el error. Que el mundo ha dado una vuelta hacia una nueva perspectiva. Que las condiciones actuales de destierro, de desertización, de auge de la destrucción, de la intolerancia (todas formas características de la humanidad en todos sus tiempos), habrán cedido el paso. Pero incluso aunque no sea así, ni ahora ni nunca, incluso aunque tengamos que seguir como estamos, aplaudiremos ansiosos por esta nuestra forma de saber, nuestra forma de amar el saber tan abierto, tan posible de discutirse, tan incierto, tan irracional y tan ilógico. Porque nosotros los charlatanes somos además descarados y defendemos nuestra charlatanería. Incluso aunque seamos, como siempre ha sido, la minoría.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Señor Juan Pérez, simplemente ud ha declarado su posición antidiversidad del saber, su servilismo ante la racionalidad, su desprecio general por todo lo humano no científico (en su versión y la version de Bunge de la ciencia). Quisiera animarlo a que dentro de su misma ciencia, la ciencia de todos en últimas, buscara todos aquellos que se han referido de una forma distinta a la filosofía de lo que usted llama "macaneo". Solo para que encuentre en todas esas otras posibilidades nuevas maneras de comprender la realidad. Aquí no hay discusión, porque ud de discusión conoce bastante poco, sus argumentos no son argumentos sino falacias, su desacreditación es un estratagema gigante (y estas palabras provienen de la teoría de la argumentación, es decir, la lógica, y no de la filosofía desacreditada, basada por tanto en la racionalidad). Su desconocimiento sincero, grosero es triste. Estamos aquí discutiendo con quien ha soñado ser el Bunge colombiano (y ya estoy al nivel de argumentación suyo, que ud comprenderá mejor, supongo). Este tipo de posiciones, la suya, la de Bunge, son precisamente las que no deben sostenerse al interior de una universidad, que por su nombre, habla de la universalidad de posibilidades del saber. Pero ánimo, quizás ud tenga razón, quizás ese sea el mundo que tendremos. Pero ese, amigo de Bunge, es el peor de los mundos, el vacío, donde la literatura, la poesía, el arte; donde la filosofía no científica, mueren o se marginan, y donde la ciencia (en su versión) se queda con el título de dueña del saber. Pero su disputa es solo el peligro. Este tiempo es el peligro. Y para citar a un poeta que cita el que ud llama nazi que incita a los jóvenes a ser nazis (Heidegger, y ya mismo estoy que salgo a matar judíos, sí claro, sí -es sarcasmo, lo aclaro para que no vaya a perderse en la argumentación), citaba: donde está el peligro, crece también lo salvador. Miraremos hacia más adelante, y esperaremos siempre encontrar que ud estuvo en el error, que Bunge estuvo en el error. Que el mundo ha dado una vuelta hacia una nueva perspectiva. Que las condiciones actuales de destierro, de desertización, de auge de la destrucción, de la intolerancia (todas formas características de la humanidad en todos sus tiempos), habrán cedido el paso. Pero incluso aunque no sea así, ni ahora ni nunca, incluso aunque tengamos que seguir como estamos, aplaudiremos ansiosos por esta nuestra forma de saber, nuestra forma de amar el saber tan abierto, tan posible de discutirse, tan incierto, tan irracional y tan ilógico. Porque nosotros los charlatanes somos además descarados y defendemos nuestra charlatanería. Incluso aunque seamos, como siempre ha sido, la minoría.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Señor Juan Pérez, simplemente ud ha declarado su posición antidiversidad del saber, su servilismo ante la racionalidad, su desprecio general por todo lo humano no científico (en su versión y la version de Bunge de la ciencia). Quisiera animarlo a que dentro de su misma ciencia, la ciencia de todos en últimas, buscara todos aquellos que se han referido de una forma distinta a la filosofía de lo que usted llama "macaneo". Solo para que encuentre en todas esas otras posibilidades nuevas maneras de comprender la realidad. Aquí no hay discusión, porque ud de discusión conoce bastante poco, sus argumentos no son argumentos sino falacias, su desacreditación es un estratagema gigante (y estas palabras provienen de la teoría de la argumentación, es decir, la lógica, y no de la filosofía desacreditada, basada por tanto en la racionalidad). Su desconocimiento sincero, grosero es triste. Estamos aquí discutiendo con quien ha soñado ser el Bunge colombiano (y ya estoy al nivel de argumentación suyo, que ud comprenderá mejor, supongo). Este tipo de posiciones, la suya, la de Bunge, son precisamente las que no deben sostenerse al interior de una universidad, que por su nombre, habla de la universalidad de posibilidades del saber. Pero ánimo, quizás ud tenga razón, quizás ese sea el mundo que tendremos. Pero ese, amigo de Bunge, es el peor de los mundos, el vacío, donde la literatura, la poesía, el arte; donde la filosofía no científica, mueren o se marginan, y donde la ciencia (en su versión) se queda con el título de dueña del saber. Pero su disputa es solo el peligro. Este tiempo es el peligro. Y para citar a un poeta que cita el que ud llama nazi que incita a los jóvenes a ser nazis (Heidegger, y ya mismo estoy que salgo a matar judíos, sí claro, sí -es sarcasmo, lo aclaro para que no vaya a perderse en la argumentación), citaba: donde está el peligro, crece también lo salvador. Miraremos hacia más adelante, y esperaremos siempre encontrar que ud estuvo en el error, que Bunge estuvo en el error. Que el mundo ha dado una vuelta hacia una nueva perspectiva. Que las condiciones actuales de destierro, de desertización, de auge de la destrucción, de la intolerancia (todas formas características de la humanidad en todos sus tiempos), habrán cedido el paso. Pero incluso aunque no sea así, ni ahora ni nunca, incluso aunque tengamos que seguir como estamos, aplaudiremos ansiosos por esta nuestra forma de saber, nuestra forma de amar el saber tan abierto, tan posible de discutirse, tan incierto, tan irracional y tan ilógico. Porque nosotros los charlatanes somos además descarados y defendemos nuestra charlatanería. Incluso aunque seamos, como siempre ha sido, la minoría.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Señor Juan Pérez, simplemente ud ha declarado su posición antidiversidad del saber, su servilismo ante la racionalidad, su desprecio general por todo lo humano no científico (en su versión y la version de Bunge de la ciencia). Quisiera animarlo a que dentro de su misma ciencia, la ciencia de todos en últimas, buscara todos aquellos que se han referido de una forma distinta a la filosofía de lo que usted llama "macaneo". Solo para que encuentre en todas esas otras posibilidades nuevas maneras de comprender la realidad. Aquí no hay discusión, porque ud de discusión conoce bastante poco, sus argumentos no son argumentos sino falacias, su desacreditación es un estratagema gigante (y estas palabras provienen de la teoría de la argumentación, es decir, la lógica, y no de la filosofía desacreditada, basada por tanto en la racionalidad). Su desconocimiento sincero, grosero es triste. Estamos aquí discutiendo con quien ha soñado ser el Bunge colombiano (y ya estoy al nivel de argumentación suyo, que ud comprenderá mejor, supongo). Este tipo de posiciones, la suya, la de Bunge, son precisamente las que no deben sostenerse al interior de una universidad, que por su nombre, habla de la universalidad de posibilidades del saber. Pero ánimo, quizás ud tenga razón, quizás ese sea el mundo que tendremos. Pero ese, amigo de Bunge, es el peor de los mundos, el vacío, donde la literatura, la poesía, el arte; donde la filosofía no científica, mueren o se marginan, y donde la ciencia (en su versión) se queda con el título de dueña del saber. Pero su disputa es solo el peligro. Este tiempo es el peligro. Y para citar a un poeta que cita el que ud llama nazi que incita a los jóvenes a ser nazis (Heidegger, y ya mismo estoy que salgo a matar judíos, sí claro, sí -es sarcasmo, lo aclaro para que no vaya a perderse en la argumentación), citaba: donde está el peligro, crece también lo salvador. Miraremos hacia más adelante, y esperaremos siempre encontrar que ud estuvo en el error, que Bunge estuvo en el error. Que el mundo ha dado una vuelta hacia una nueva perspectiva. Que las condiciones actuales de destierro, de desertización, de auge de la destrucción, de la intolerancia (todas formas características de la humanidad en todos sus tiempos), habrán cedido el paso. Pero incluso aunque no sea así, ni ahora ni nunca, incluso aunque tengamos que seguir como estamos, aplaudiremos ansiosos por esta nuestra forma de saber, nuestra forma de amar el saber tan abierto, tan posible de discutirse, tan incierto, tan irracional y tan ilógico. Porque nosotros los charlatanes somos además descarados y defendemos nuestra charlatanería. Incluso aunque seamos, como siempre ha sido, la minoría.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Señor Juan Pérez, simplemente ud ha declarado su posición antidiversidad del saber, su servilismo ante la racionalidad, su desprecio general por todo lo humano no científico (en su versión y la version de Bunge de la ciencia). Quisiera animarlo a que dentro de su misma ciencia, la ciencia de todos en últimas, buscara todos aquellos que se han referido de una forma distinta a la filosofía de lo que usted llama "macaneo". Solo para que encuentre en todas esas otras posibilidades nuevas maneras de comprender la realidad. Aquí no hay discusión, porque ud de discusión conoce bastante poco, sus argumentos no son argumentos sino falacias, su desacreditación es un estratagema gigante (y estas palabras provienen de la teoría de la argumentación, es decir, la lógica, y no de la filosofía desacreditada, basada por tanto en la racionalidad). Su desconocimiento sincero, grosero es triste. Estamos aquí discutiendo con quien ha soñado ser el Bunge colombiano (y ya estoy al nivel de argumentación suyo, que ud comprenderá mejor, supongo). Este tipo de posiciones, la suya, la de Bunge, son precisamente las que no deben sostenerse al interior de una universidad, que por su nombre, habla de la universalidad de posibilidades del saber. Pero ánimo, quizás ud tenga razón, quizás ese sea el mundo que tendremos. Pero ese, amigo de Bunge, es el peor de los mundos, el vacío, donde la literatura, la poesía, el arte; donde la filosofía no científica, mueren o se marginan, y donde la ciencia (en su versión) se queda con el título de dueña del saber. Pero su disputa es solo el peligro. Este tiempo es el peligro. Y para citar a un poeta que cita el que ud llama nazi que incita a los jóvenes a ser nazis (Heidegger, y ya mismo estoy que salgo a matar judíos, sí claro, sí -es sarcasmo, lo aclaro para que no vaya a perderse en la argumentación), citaba: donde está el peligro, crece también lo salvador. Miraremos hacia más adelante, y esperaremos siempre encontrar que ud estuvo en el error, que Bunge estuvo en el error. Que el mundo ha dado una vuelta hacia una nueva perspectiva. Que las condiciones actuales de destierro, de desertización, de auge de la destrucción, de la intolerancia (todas formas características de la humanidad en todos sus tiempos), habrán cedido el paso. Pero incluso aunque no sea así, ni ahora ni nunca, incluso aunque tengamos que seguir como estamos, aplaudiremos ansiosos por esta nuestra forma de saber, nuestra forma de amar el saber tan abierto, tan posible de discutirse, tan incierto, tan irracional y tan ilógico. Porque nosotros los charlatanes somos además descarados y defendemos nuestra charlatanería. Incluso aunque seamos, como siempre ha sido, la minoría.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Señor Juan Pérez, simplemente ud ha declarado su posición antidiversidad del saber, su servilismo ante la racionalidad, su desprecio general por todo lo humano no científico (en su versión y la version de Bunge de la ciencia). Quisiera animarlo a que dentro de su misma ciencia, la ciencia de todos en últimas, buscara todos aquellos que se han referido de una forma distinta a la filosofía de lo que usted llama "macaneo". Solo para que encuentre en todas esas otras posibilidades nuevas maneras de comprender la realidad. Aquí no hay discusión, porque ud de discusión conoce bastante poco, sus argumentos no son argumentos sino falacias, su desacreditación es un estratagema gigante (y estas palabras provienen de la teoría de la argumentación, es decir, la lógica, y no de la filosofía desacreditada, basada por tanto en la racionalidad). Su desconocimiento sincero, grosero es triste. Estamos aquí discutiendo con quien ha soñado ser el Bunge colombiano (y ya estoy al nivel de argumentación suyo, que ud comprenderá mejor, supongo). Este tipo de posiciones, la suya, la de Bunge, son precisamente las que no deben sostenerse al interior de una universidad, que por su nombre, habla de la universalidad de posibilidades del saber. Pero ánimo, quizás ud tenga razón, quizás ese sea el mundo que tendremos. Pero ese, amigo de Bunge, es el peor de los mundos, el vacío, donde la literatura, la poesía, el arte; donde la filosofía no científica, mueren o se marginan, y donde la ciencia (en su versión) se queda con el título de dueña del saber. Pero su disputa es solo el peligro. Este tiempo es el peligro. Y para citar a un poeta que cita el que ud llama nazi que incita a los jóvenes a ser nazis (Heidegger, y ya mismo estoy que salgo a matar judíos, sí claro, sí -es sarcasmo, lo aclaro para que no vaya a perderse en la argumentación), citaba: donde está el peligro, crece también lo salvador. Miraremos hacia más adelante, y esperaremos siempre encontrar que ud estuvo en el error, que Bunge estuvo en el error. Que el mundo ha dado una vuelta hacia una nueva perspectiva. Que las condiciones actuales de destierro, de desertización, de auge de la destrucción, de la intolerancia (todas formas características de la humanidad en todos sus tiempos), habrán cedido el paso. Pero incluso aunque no sea así, ni ahora ni nunca, incluso aunque tengamos que seguir como estamos, aplaudiremos ansiosos por esta nuestra forma de saber, nuestra forma de amar el saber tan abierto, tan posible de discutirse, tan incierto, tan irracional y tan ilógico. Porque nosotros los charlatanes somos además descarados y defendemos nuestra charlatanería. Incluso aunque seamos, como siempre ha sido, la minoría.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Señor Juan Pérez, simplemente ud ha declarado su posición antidiversidad del saber, su servilismo ante la racionalidad, su desprecio general por todo lo humano no científico (en su versión y la version de Bunge de la ciencia). Quisiera animarlo a que dentro de su misma ciencia, la ciencia de todos en últimas, buscara todos aquellos que se han referido de una forma distinta a la filosofía de lo que usted llama "macaneo". Solo para que encuentre en todas esas otras posibilidades nuevas maneras de comprender la realidad. Aquí no hay discusión, porque ud de discusión conoce bastante poco, sus argumentos no son argumentos sino falacias, su desacreditación es un estratagema gigante (y estas palabras provienen de la teoría de la argumentación, es decir, la lógica, y no de la filosofía desacreditada, basada por tanto en la racionalidad). Su desconocimiento sincero, grosero es triste. Estamos aquí discutiendo con quien ha soñado ser el Bunge colombiano (y ya estoy al nivel de argumentación suyo, que ud comprenderá mejor, supongo). Este tipo de posiciones, la suya, la de Bunge, son precisamente las que no deben sostenerse al interior de una universidad, que por su nombre, habla de la universalidad de posibilidades del saber. Pero ánimo, quizás ud tenga razón, quizás ese sea el mundo que tendremos. Pero ese, amigo de Bunge, es el peor de los mundos, el vacío, donde la literatura, la poesía, el arte; donde la filosofía no científica, mueren o se marginan, y donde la ciencia (en su versión) se queda con el título de dueña del saber. Pero su disputa es solo el peligro. Este tiempo es el peligro. Y para citar a un poeta que cita el que ud llama nazi que incita a los jóvenes a ser nazis (Heidegger, y ya mismo estoy que salgo a matar judíos, sí claro, sí -es sarcasmo, lo aclaro para que no vaya a perderse en la argumentación), citaba: donde está el peligro, crece también lo salvador. Miraremos hacia más adelante, y esperaremos siempre encontrar que ud estuvo en el error, que Bunge estuvo en el error. Que el mundo ha dado una vuelta hacia una nueva perspectiva. Que las condiciones actuales de destierro, de desertización, de auge de la destrucción, de la intolerancia (todas formas características de la humanidad en todos sus tiempos), habrán cedido el paso. Pero incluso aunque no sea así, ni ahora ni nunca, incluso aunque tengamos que seguir como estamos, aplaudiremos ansiosos por esta nuestra forma de saber, nuestra forma de amar el saber tan abierto, tan posible de discutirse, tan incierto, tan irracional y tan ilógico. Porque nosotros los charlatanes somos además descarados y defendemos nuestra charlatanería. Incluso aunque seamos, como siempre ha sido, la minoría.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Señor Juan -¿Carlos?- “Pérez” tiene usted razón. Su idolatrado Bunge ha afirmado: “la mayor parte de las filosofías que se enseñan por ahí son anticientíficas, no tienen nada que ver con la ciencia. Y las facultades de Filosofía de la mayor parte del mundo enseñan, como si fueran muy serias, doctrinas obsoletas, por ejemplo, la filosofía kantiana, la filosofía positivista, la fenomenología de Husserl. Los filósofos se han quedado atrás, de modo que no se quejen si los científicos no los escuchan”. Al parecer, a los que estudiamos al “obsoleto” Immanuel Kant, ¡Nos han desenmascarado! Nos han arruinado el “negocio del macaneo”.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


El señor CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA esta muy preocupado porque las personas como Bunge le arruinan el negocio del macaneo.

Juan Pérez / Instituto de Psicología


Quiero presentar este ejemplo para que lo conozcan (y lo discutamos). En su “Diccionario de Filosofía” (Editorial Siglo XXI, 2007), en la página 96, Bunge afirma que la “Hermenéutica”: “ (…) se opone al estudio científico de la sociedad. Sobre todo desprecia la estadística social y los modelos matemáticos. Dado que considera lo social como si fuera espiritual, la hermenéutica desprecia los factores ambientales, los biológicos y los económicos, al mismo tiempo que rechaza abordar los hechos macrosociales, como la pobreza y la guerra. De este modo, la hermenéutica constituye un obstáculo a la investigación de las verdades acerca de la sociedad y, por tanto, de los fundamentos de las políticas sociales.” ¡Impresionante definición!. Basta darle una mirada a este artículo "La hermenéutica y los métodos de investigación en ciencias sociales" de Darío Ángel Pérez en la revista "Estudios Filosóficos" de la Universidad de Antioquia para comprender los desarrollos contemporáneos de la propuesta de Heidegger y en especial de Gadamer: http://www.scielo.org.co/pdf/ef/n44/n44a02 ; en este trabajo, se presenta siete perspectivas metodológicas en las ciencias sociales a partir de las claves que ofrece la filosofía hermenéutica: (1) la Fenomenología, (2) la Teoría Fundamentada, (3) el Estudio de caso, (4) la Etnografía, (5) la Investigación Acción Participativa –IAP–, (6) la Cartografía social y (7) la investigación narrativa. Este es un claro ejemplo del reduccionismo y las tergiversaciones del señor Bunge. Por favor revisen en detalle este “Diccionario” que podemos afirmar es el equivalente al "Diccionario de la Academia de Ciencias Rusas", pero, mucho más ingenuo.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


Comparto algo que he venido pensando, pero quisiera desarrollar con más calma en un artículo que ya estoy preparando. El tema de fondo que discutimos en este foro profesoral no pasa por si se le da o no un doctorado honoris causa al señor Bunge, un huérfano de la sabiduría que debería llegar con los años. Como se ha dicho ya, finalmente el homenaje (y publicidad) se lo quiere dar así misma la Univalle con este tipo de postulaciones a un personaje público. El tema fundamental, como ha sido también mencionado por otros colegas, tiene que ver con el papel que el discurso dogmático, intolerante y reduccionista de Bunge significa en este movimiento de acorralamiento mundial a las Humanidades y Ciencias Sociales a partir de una mirada cientificista y tecnocrática aliada del sistema económico actual, donde la utilidad económica inmediata y el mercantilismo priman (basta recordar la discusión actual con Colciencias). En síntesis: Mario Bunge es un significante del acorralamiento mundial a las Humanidades y Ciencias Sociales, esto debe quedar muy claro.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


¿Y que se supone que debería hacer Bunge? ¿quedarse callado ante el macaneo posmoderno? Bunge es todo un ejemplo, denuncia la mala filosofía como buen filósofo que es. Personas que no fueron un ejemplo para la juventud fueron el nazi Heidegger, el pedófilo Focault (https://es.wikipedia.org/wiki/La_ley_del_pudor) o el asesino Althusser. Bunge incentiva a los jóvenes a estudiar, a pensar rigurosamente, ¿como no va a ser un ejemplo?

Juan Pérez / Instituto de Psicología


Sobre la propuesta de un Doctorado Honoris Causa de la Universidad del Valle para Mario Bunge La Universidad del Valle es una entidad pública, con funciones de investigación, docencia y extensión, que profesa valores éticos. En consecuencia con su misión, estos valores no sólo los promueve entre quienes hacen parte de ella, sino que los enseña y los demanda a otros, por ejemplo a quienes decide honrar. Pues la Universidad debe refrendar con ejemplos lo que promueve en la sociedad a través de su docencia y de su práctica. Entre los valores profesados por la Universidad del Valle están: la tolerancia, de la que se dice: “Será parte de nuestro quehacer diario, hacer de la tolerancia la virtud indiscutible de la democracia. El respeto a los demás, la igualdad de todas las creencias y opiniones, la convicción de que nadie tiene la verdad ni la razón absoluta, son el fundamento que denomina o caracteriza el ser tolerante” . La convivencia, de la que se dice: “Se promoverá la convivencia pacífica como la posibilidad de vivir juntos; vivir o habitar en compañía de otros, vivir o habitar en armonía. Para que exista una buena convivencia universitaria se promueven mecanismos de concertación y diálogo en los que todos los actores se vean representados. En una sociedad democrática, aceptar la existencia de conflictos es afrontar la realidad, mientras que negarla y ocultar las diferencias es un modo de generar violencia. Se trata de rescatar el valor de la tolerancia y la negociación para aprender, a partir de las diferencias. Ver Resolución de Rectoría No. 1.071 Marzo 28 de 2008, en http://secretariageneral.univalle.edu.co/rectoria/resoluciones/2008/r-1071.pdf Según la resolución 005-2015 del Consejo Superior de Univalle, en su artículo 1, el doctorado Honoris causa se otorga a “a aquellas personas que se hayan dedicado a la ciencia, el desarrollo tecnológico, a las artes, a las humanidades, la educación o las Ciencias Sociales, durante la mayor parte de su vida y que, después de trayectorias vitales que merezcan mostrarse como ejemplo a las nuevas generaciones, hayan logrado crear una obra significativa en su campo”. Los criterios para concederlo son cinco: la dedicación, la producción intelectual, el reconocimiento, la influencia, y “los efectos sobre la ciencia, la cultura, la educación o las Ciencias Sociales y Humanas. La obra del candidato debe ser reconocida como un aporte a la ciencia, a la cultura, la educación o las Ciencias Sociales y Humanas. Sus calidades profesionales y humanas deben permitir proponerlo como modelo para la juventud”. (Mis itálicas). Ver: http://secretariageneral.univalle.edu.co/consejo-superior/resoluciones/2015/RCS-005.pdf Mario Bunge es un filósofo realista que ha hecho aportes en especial en el campo de la epistemología de las ciencias naturales. No está en discusión la calidad de estos aportes. El problema es que su actitud hacia otros enfoques filosóficos es muy agresiva y descalificadora. Para él Heidegger “era un pillo que se aprovechó de la tradición académica alemana según la cual lo incomprensible es profundo” Ver: http://elpais.com/diario/2008/04/04/cultura/1207260003_850215.html Dice en entrevistas: "Hay seudociencias muy destructoras. Por ejemplo, la astrología es inofensiva. En cambio, hay seudociencias muy dañinas, como el psicoanálisis, la teoría económica estándar, todas las medicinas alternativas”, como se puede ver en: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/01/15/babelia/1421325878_600598.html “También hay escuelas de arquitectura en las que es de rigor leer textos de discípulos de Heidegger, tales como Hannah Arendt. Esto se debe en parte a que esta escritora pasa por ser la fundadora del posmodernismo, y a que muchas de las llamadas filósofas feministas son hostiles a la razón, a la que consideran herramienta ‘falocéntrica’”. Ver: http://www.avizora.com/atajo/colaboradores/textos_mario_bunge/0006_hijos%20de%20heidegger_serviles_del_autoritarismo.htm El principio de caridad propuesto por Donald Davidson (v. punto 3.3 de http://plato.stanford.edu/entries/davidson/) es para Bunge “caro a quienes carecen de convicciones filosóficas”. “Pero la mayor parte de las filosofías que se enseñan por ahí son anticientíficas, no tienen nada que ver con la ciencia. Y las facultades de Filosofía de la mayor parte del mundo enseñan, como si fueran muy serias, doctrinas obsoletas, por ejemplo, la filosofía kantiana, la filosofía positivista, la fenomenología de Husserl. Los filósofos se han quedado atrás, de modo que no se quejen si los científicos no los escuchan”. Ver: http://edant.clarin.com/suplementos/cultura/2006/10/07/u-01285320.htm El Departamento de Filosofía de la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle es un ejemplo de los valores universitarios. Allí se puede aprender no sólo fenomenología, sino filosofía antigua, medieval, moderna y posmoderna. Pero esto sería imposible si se siguieran las ideas de Mario Bunge, para quien “ hay que empezar desde el comienzo, cambiando la gente, cambiando los criterios de selección del profesorado. En lugar de premiar a los que macanean, premiar a la gente seria, que hace investigación, que busca la Verdad. Ya no se habla de verdad, en la filosofía moderna. Antes la filosofía era la búsqueda de la Verdad. Ahora ya no es. Ahora se habla del Ser, de la esencia del Ser, por ejemplo este charlatán Heidegger, tan popular aquí y en otros lugares, dice que la esencia del Ser es Ello mismo. ¿Qué significa? Nada. Pero hay miles de idiotas que repiten eso sin entenderlo, y no es algo que se pueda entender. No. (….) Desgraciadamente hay muy pocos que se animan a decir “Eso no es filosofía, eso no es otra cosa que macaneo”. Pero, podía ser macaneo divertido, fábulas, tiras cómicas, pero no es divertido para nada. Es muy triste ver a jóvenes que repiten eso sin entenderlo, y lo toman como palabras de sabiduría, o repiten las estupideces de Foucault, de Derrida, algunos…. o de Nietzsche, ¿no?” Es transcripción de parte del video https://www.youtube.com/watch?v=b-9L48vXdHo. Con las expresiones antes citadas, Mario Bunge está violando los principios de respeto, tolerancia y convivencia que la Universidad del Valle profesa. Por ello, no cumple con la condición de que “sus calidades profesionales y humanas deben permitir proponerlo como modelo para la juventud” ni “a las nuevas generaciones”. Por tanto, a mi juicio, no merece el Doctorado Honoris Causa de esta Universidad. Si la Universidad se lo concediera, estaría desvirtuando los principios éticos que profesa (Resolución de Rectoría No. 1.071 Marzo 28 de 2008), y proponiendo a una persona intolerante como ejemplo a la juventud y a las nuevas generaciones, lo que contraviene uno de los criterios para otorgar tal distinción (resolución 005-2015 del Consejo Superior).

Rodrigo Escobar Holguín / Facultad de Humanidades


Señores, los idealistas defienden una cosa, y los materialistas otra... listo! nadie saldrá ganando en esta batalla... que le den a bunge su honoris causa, y que la universidad del valle traiga a algun hermeneutico aleman y que le den su honoris causa tambien... Hay honoris para todos! [no soy de ninguna facultad, pero para opinar me piden escoger alguno]

Jorge Padilla / Instituto de Educación y Pedagogía


Que triste es dedicar su vida a una mentira. Me dan lástima charlatanes. Igual la mayoría de la gente cree que el tipo de filosofía al que ustedes adhieren es pura charlatanería. Viva la ciencia, viva la racionalidad. Las frases como "la nada nadea", el ser en si y el ser para si, el dasein y todo ese palabrerío rebuscado deberían desaparecer por respeto a la inteligencia.

Pep Bondiola / Facultad de Salud


El problema es que Mr. Bunge y los señores Pérez y Hernández (como el 99% de la gente, es decir, el sentido común) creen en La Realidad. Un momento. Antes de contestar algo váyase a Wikipedia: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Realidad

Javier Navarro / Facultad de Humanidades


El problema es que Mr. Bunge y los señores Pérez y Hernández (como el 99% de la gente, es decir, el sentido común) creen en La Realidad. Un momento. Antes de contestar algo váyase a Wikipedia: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Realidad

Javier Navarro / Facultad de Humanidades


El problema es que Mr. Bunge y los señores Pérez y Hernández (como el 99% de la gente, es decir, el sentido común) creen en La Realidad. Un momento. Antes de contestar algo váyase a Wikipedia: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Realidad

Javier Navarro / Facultad de Humanidades


En mi calidad de egresada de la licenciatura y maestría en Filosofía de la Universidad del Valle manifiesto mi desacuerdo con la postulación del profesor Mario Bunge a la distinción Honoris Causa Hoy día asistimos a un momento histórico de las humanidades, tal momento se destaca por una idea que quiere anular cualquier pensamiento contrario al pensamiento científico-empresarial. Nos quejamos como profesores de filosofía (de instituciones de educación secundaria y profesional) de los manejos que han ido haciendo los consecutivos gobiernos colombianos, acciones que se han propuesto de manera directa el vaciamiento del pensamiento, por una tecnologización instrumental de los que muchos llaman «verdad». También criticamos (y sentimos) acciones como las del Estado japonés, el cual determinó este año el cierre de varias facultades de humanidades. Para no ir más lejos, la postura de Colciencias le da la espalda a la creación del pensar en las Humanidades. Claramente este momento histórico de las humanidades hace pensar en su estado crítico, pero debería hacernos pensar no sólo en la posición social y académica de las disciplinas llamadas humanistas, sino en lo que significa un pensar que expulsa lo contrario: este pensar es antidemocrático, es decir, la expulsión de pensamientos (propuesta que está en el interior del pensamiento del profesor Bunge) es totalmente antidemocrática y, por tanto funesta no sólo para la comunidad académica sino para la comunidad política en general.

ANA MARÍA AYALA ROMÁN / Facultad de Humanidades


En mi calidad de egresada de la licenciatura y maestría en Filosofía de la Universidad del Valle manifiesto mi desacuerdo con la postulación del profesor Mario Bunge a la distinción Honoris Causa Hoy día asistimos a un momento histórico de las humanidades, tal momento se destaca por una idea que quiere anular cualquier pensamiento contrario al pensamiento científico-empresarial. Nos quejamos como profesores de filosofía (de instituciones de educación secundaria y profesional) de los manejos que han ido haciendo los consecutivos gobiernos colombianos, acciones que se han propuesto de manera directa el vaciamiento del pensamiento, por una tecnologización instrumental de los que muchos llaman «verdad». También criticamos (y sentimos) acciones como las del Estado japonés, el cual determinó este año el cierre de varias facultades de humanidades. Para no ir más lejos, la postura de Colciencias le da la espalda a la creación del pensar en las Humanidades. Claramente este momento histórico de las humanidades hace pensar en su estado crítico, pero debería hacernos pensar no sólo en la posición social y académica de las disciplinas llamadas humanistas, sino en lo que significa un pensar que expulsa lo contrario: este pensar es antidemocrático, es decir, la expulsión de pensamientos (propuesta que está en el interior del pensamiento del profesor Bunge) es totalmente antidemocrática y, por tanto funesta no sólo para la comunidad académica sino para la comunidad política en general.

ANA MARÍA AYALA ROMÁN / Facultad de Humanidades


Insisto, si Bunge se esforzara por contribuir en su área específica, si acaso fuera solamente un gran científico o filósofo de la ciencia, si pudiéramos, como hacen algunos, solo fijarnos en lo importante que resulta sus propuestas respecto del método y el sentido de la ciencia, el doctorado honoris causa en filosofía sería algo no solamente esperado sino merecido con creces. Pero eso no es todo el problema, hablamos del pluralismo de opciones del pensamiento rechazado tajantemente por Bunge y por quienes lo han apoyado en su historia de pensador (de los cuales se pueden ver muy buenos ejemplos entre los participantes de este foro: El señor Juan Perez y el señor Raul F. Hernandez), al que llaman superstición, charlatanería, desconociendo el valor que tiene para la historia de la humanidad, la historia de sus pensadores, pero también, desconociendo la validez y la importancia de las discusión fuera del ámbito científico, discusiones que no puede llevar la ciencia, porque están fuera de su dominio y de sus posibilidades. Hablar de lo humano, de las verdades (y no la verdad), del problema del ser, del problema de lo humano, la sociabilidad. Llaman a los argumentos del señor Bunge “lógicos”. Pero porque ellos también desconocen, como Bunge, grosera, burda y tristemente el sentido, la discusión, las posibilidades que están puestas allí. Es, insisto, triste. Estas deberían razones suficientes para pensar que no debe ser dado ese doctorado honoris causa. No podemos ser nosotros los que digamos al mundo: la universidad del valle es también cerrada, es sectaria, es unívoca; no podemos ser nosotros los que digamos que la ciencia arrambló con lo humano; no podemos ser nosotros los que irgamos la bandera del positivismo de hace dos siglos para sembrar la muerte de las formas no científicas del saber; no podemos ser nosotros, en fin, quienes gritemos como salvajes que la razón es la única posibilidad humana. Porque somos más salvajes cuando somos más racionales.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Discutir con alguien que parte de “La Verdad” (con mayúsculas) será siempre difícil. Por todos los medios intentará mostrar que los otros están errados (o los mueve “La mala fe”), incluso esgrimiendo razones sofisticadas: “No se rinden a la evidencia”; “No consideran todas las hipótesis”; “Sus inferencias son endebles”; “Su marco teórico (o metodológico) es errado”; “No tienen el don de la Razón (o El Espíritu o La Revelación)”; o, desaprobando de entrada a los interlocutores: "Son charlatanes"; "Son especuladores", etc. Aquel que parte de “La Verdad” (con mayúsculas), se ubica en el espacio del “Pensamiento Único” (sea este político, religioso, científico o filosófico). Este “Pensamiento Único” no reivindica el pluralismo, ni la diversidad, mucho menos el conflicto constructivo, así afirme generalmente lo contrario; no está interesado en celebrar la diferencia y la alteridad (ese otro que no fuimos, no somos ni seremos), en acoger al otro, en reconocerlo como interlocutor válido, valorándolo en su ineludible diferencia, en su radical singularidad, aceptando que incluso, el otro, aquel que detenta supuestamente una “No-Verdad” podría finalmente, no estar tan equivocado. En este sentido, el “Pensamiento Único”, es en el fondo frágil, pues la posibilidad del encuentro polémico, puede socavar sus endebles seguridades. Recordaba Gadamer que conversar, dialogar, es estar dispuesto a colocar en riesgo nuestras preconcepciones, nuestros prejuicios; exponer la propia visión del mundo, es también exponerse y abrirse a la posibilidad de la transformación. No obstante, cuando se parte de la “La Verdad”, no se tienen presupuestos que arriesgar o someter a la prueba del diálogo, al contraste discursivo, sino axiomas o dogmas incuestionables ante los cuales el otro tendrá que capitular, rendirse o en casos más extremos, será sometido por la fuerza. El “Pensamiento Único”, en este sentido, en su desvalorización del pluralismo, de la diversidad, se opone a la democracia. Recordemos estas lúcidas palabras de Estanislao Zuleta: “La democracia implica la modestia de reconocer que la pluralidad de pensamientos, opiniones, convicciones y visiones del mundo es enriquecedora; que la propia visión del mundo no es definitiva ni segura porque la confrontación con otras podría obligarme a cambiarla o a enriquecerla; que la verdad no es la que yo propongo sino la que resulta del debate, del conflicto; que el pluralismo no hay que aceptarlo resignadamente sino como resultado de reconocer el hecho de que los hombres, para mi desgracia, no marchan al unísono como los relojes; que la existencia de diferentes puntos de vista, partidos o convicciones, debe llevar a la aceptación del pluralismo con alegría, con la esperanza de que la confrontación de opiniones mejorará nuestros puntos de vista. En este sentido la democracia es modestia, disposición a cambiar, disposición a la reflexión auto-crítica, disposición a oír al otro seriamente. En realidad, no hay ningún teoría, de cualquier clase que sea, que pueda pretender un enfoque total, ni mirada alguna que globalice el paisaje humano en su complejidad. Los enfoques sobre un mismo objeto, cuando provienen de un pensamiento propio, se completan y se combaten a la vez.” (Estanislao Zuleta, “Educación y Democracia: un campo de combate”, Demófilo, 2010, pág. 77)

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


Si quisiéramos discutir el tema de lo filosófico que resulta darle un doctorado honoris causa a Mario Bunge, si acaso quisiéramos llevar esta discusión a sabiendas de que así no se va a decidir el futuro real, tendríamos un problema de contradicción inicial: por un lado, la admisión de que la filosofía de la ciencia es algo que debemos reconocer como una opción honesta de hacer filosofía, incluso dentro de campos de la filosofía ajenos y contrarios. Pero por otro, el sincero desprecio que expresa Bunge por la filosofía no científica, por los grandes filósofos de la historia del pensamiento, que no solamente sostienen y alientan la academia desde la discusión, sino que además son capital de la humanidad. El señor Bunge cree, en cambio, que todas las propuestas de la filosofía no científica, son galimatías, esbozando un positivismo caduco y mal intencionado. Esta contradicción de principio nos está diciendo: legitimar a Bunge como una figura insigne que represente por honores lo que es la filosofía, es legitimar el desprecio al mismo tiempo el desprecio por la filosofía que no esté dentro de las opiniones permitidas por ese círculo estrecho que ha propuesto esa versión de la ciencia que nos propone Bunge y sus colegas. ¿Es esta la filosofía que queremos para todos como ejemplo? ¿Es esta la universidad que estamos construyendo? Decir que sí es por todo y cuando todo un desprecio por nosotros mismos, por lo que hacemos como humanistas, como aficionados y amantes a la filosofía. Dicho esto, es necesario enunciar una breve renuncia, breve y triste al mismo tiempo. Creo que la discusión es política no filosófica. La universidad quiere darse visibilidad: darle un doctorado honoris causa a Bunge es poner ante los ojos del mundo que existe la Universidad del Valle, y que en ésta hay un doctorado de filosofía. Esa discusión es bien complicada porque más que nada es una estrategia de marketing. Bunge no anda por ahí pidiendo doctorados, esto es algo que hace la universidad por ella misma. Yo sufro de una enfermedad crónica: pesimismo nihilista. El mundo que tenemos es el mejor posible porque es el que es y lo mejor posible es así como es todo esto. No tiene ideales, no tiene principios éticos, ni busca el bien, el respeto y la dignidad. Busca publicidad, busca dinero, busca éxito, busca el fin, y vale la pena sacrificar medios para alcanzar fines. Ese es el mundo que está enfrente y ese es el mundo que tendremos.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Si quisiéramos discutir el tema de lo filosófico que resulta darle un doctorado honoris causa a Mario Bunge, si acaso quisiéramos llevar esta discusión a sabiendas de que así no se va a decidir el futuro real, tendríamos un problema de contradicción inicial: por un lado, la admisión de que la filosofía de la ciencia es algo que debemos reconocer como una opción honesta de hacer filosofía, incluso dentro de campos de la filosofía ajenos y contrarios. Pero por otro, el sincero desprecio que expresa Bunge por la filosofía no científica, por los grandes filósofos de la historia del pensamiento, que no solamente sostienen y alientan la academia desde la discusión, sino que además son capital de la humanidad. El señor Bunge cree, en cambio, que todas las propuestas de la filosofía no científica, son galimatías, esbozando un positivismo caduco y mal intencionado. Esta contradicción de principio nos está diciendo: legitimar a Bunge como una figura insigne que represente por honores lo que es la filosofía, es legitimar el desprecio al mismo tiempo el desprecio por la filosofía que no esté dentro de las opiniones permitidas por ese círculo estrecho que ha propuesto esa versión de la ciencia que nos propone Bunge y sus colegas. ¿Es esta la filosofía que queremos para todos como ejemplo? ¿Es esta la universidad que estamos construyendo? Decir que sí es por todo y cuando todo un desprecio por nosotros mismos, por lo que hacemos como humanistas, como aficionados y amantes a la filosofía. Dicho esto, es necesario enunciar una breve renuncia, breve y triste al mismo tiempo. Creo que la discusión es política no filosófica. La universidad quiere darse visibilidad: darle un doctorado honoris causa a Bunge es poner ante los ojos del mundo que existe la Universidad del Valle, y que en ésta hay un doctorado de filosofía. Esa discusión es bien complicada porque más que nada es una estrategia de marketing. Bunge no anda por ahí pidiendo doctorados, esto es algo que hace la universidad por ella misma. Yo sufro de una enfermedad crónica: pesimismo nihilista. El mundo que tenemos es el mejor posible porque es el que es y lo mejor posible es así como es todo esto. No tiene ideales, no tiene principios éticos, ni busca el bien, el respeto y la dignidad. Busca publicidad, busca dinero, busca éxito, busca el fin, y vale la pena sacrificar medios para alcanzar fines. Ese es el mundo que está enfrente y ese es el mundo que tendremos.

Sebastián Domínguez / Facultad de Humanidades


Me llamo Júan Pérez y soy graduado del Intituto de Psicología, no soy profesor, pero no veo motivo para no comentar. Listo, esa es la información que que necesitaba. ¿Puede responder lo importante y no quedarse en banalidades como la identidad de sus interlocutores?

Juan Pérez / Instituto de Psicología


Antes de continuar esta conversación, les pido nuevamente a los dos interlocutores anteriores (Juan Pérez, Raúl F. Hernández) que por favor se presenten públicamente en este foro con datos que puedan verificarse como lo ha hecho el resto de colegas de la Universidad del Valle. Demuestren por favor que no se escudan bajo seudónimos para eludir su responsabilidad (y esconder sus intereses particulares) en esta discusión.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


Es una pena que ante la imposibilidad para argumentar apropiadamente, la gente lleve las discusiones a lo personal. Para quien quiera recordar ejemplos de falacias argumentativas, el comentario del señor Carlos Duque, en que me nombra, reúne varias de ellas de forma bastante simple: Inicia sembrando la duda sobre la honestidad del interlocutor al hacer la pregunta malintencionada de si está o no dando el nombre real, lo cual no es importante para nada a la hora de pesar los argumentos. Continúa armando un lindo hombre paja al desviar la discusión hacia la prevención de los posmodernos hacia sus detractores, cuestión que el interlocutor, en este caso yo, nunca siquiera sugirió y mucho menos atacó. Luego usa como argumento para justificar a los autores de la irracionalidad o tal vez para desmentir a Bunge en sus denuncias, el hecho nunca negado de que entre los científicos también hay corrupción y falsedad cuando es obvio que una cosa no anula la otra. Usa el desprecio por el interlocutor y la arrogancia al decir "Si jamás ha conocido algún estudio serio al respecto, con mucho gusto puedo enviarle, al menos 10 artículos de denuncia..." lo que para nada es un argumento válido o relacionado con la discusión. Finalmente y al mejor estilo de los apologistas religiosos, deja caer una avalancha de citas que obviamente no serán ni leídas ni refutadas acá por su cantidad, el tiempo que requiere su revisión y por la naturaleza de este foro, y lo hace con la intención, creo yo, de sepultar la discusión. No le tema a la verdad... resulta que por más que ustedes deseen que los disparates dichos por esos autores sean ciertos, eso no los hace así. Las afirmaciones de esos personajes se caen fácilmente ante la prueba de la realidad (pero para eso ustedes tendrían que cambiar totalmente su forma de pensar y entender que hay una sola realidad... sea esta agradable o no). Si se sintió aludido por mis comentarios le recomiendo que entonces argumente con propiedad. Como usted debe imaginarse, no tengo ni idea de quién es usted, así que nunca fue mi intención atacarle. Le sugiero, no por mí, sino por usted mismo, que empiece por listar y explicar al menos un aporte útil y real, un avance que se haya debido al posmodernismo y el relativismo (incluyendo a los Estudios Culturales, el Giro Decolonial y similares). Claro... aparte de servir para justificar seminarios, cátedras y vender libros. Los logros de la ciencia, su método y su filosofía (como los explica Bunge) por el contrario, son tan evidentes que usted no podría expresarse por este medio de no ser por ellos. Feliz día.

Raúl F. Hernandez / Facultad de Ingeniería


Disculpeme señor CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA, ¿Que conocimientos posee usted sobre psicoanálisis o psicología? ¿O simplemente lo defiende para oponerse a Bunge? El psicoanálisis es una pseudociencia peligrosa, porque se mete con la salud mental de las personas, una persona que no recibe una buena ayuda psicológica puede llegar a suicidarse en algunos casos, no es un tema para tomarse a la ligera, no es una cosa democrática de "Ay, a mi me gusta el psicoanálisis, respetalo". Acaba de citar una respuesta malísisma donde el autor del post en las respuestas dice que el psicoanálisis es una ciencia formal (???????????). Por favor, deje de defender las pseudociencias, de lo contario actúa como complice de la ignorancia. Y aplique un poco el escepticismo, parece que acepta cualquier cosa que suene lindo, no importa si es verdad o no.

Juan Pérez / Instituto de Psicología


Señor Raúl F. Hernandez (espero que este sea su nombre): ¿De verdad, usted en serio cree que los estudiosos de los denominados despectivamente autores “Posmodernos” (¿Hegel, Husserl, Heidegger?) no están también prevenidos contra la gente poco rigurosa, los demagogos y los “charlatanes”?, pero sobre todo, cándido amigo, ¿Usted cree que realmente que en las mismas “Ciencias Duras” no hay demagogos, “charlatanes”, embaucadores?, ¿Alguna vez a escuchado hablar de fraudes o plagios en investigaciones en áreas como Biología, Física, Química, Matemáticas, por ejemplo? Si jamás ha conocido algún estudio serio al respecto, con mucho gusto puedo enviarle, al menos 10 artículos de denuncia sobre investigaciones fraudulentas en Ciencias Naturales y Exactas. Esto se lo digo con conocimiento de causa, como profesional en Matemáticas. Señor Hernández, sepa que para alguien que de forma idónea, sincera, apasionada, busca “la verdad (o verdades)”, todas las críticas agudas y respetuosas son bienvenidas. El asunto en esta discusión, reitero, no es de temor a la confrontación o algún tipo de envidia contra el señor Bunge, no, de lo que se trata en la consideración de su postulación al Ph.D. H.C. es de poner sobre la mesa: (1) La intolerancia manifiesta del señor Bunge; (2) Su reduccionismo abusivo de autores y teorías que desconoce groseramente; (3) Su vulgar tergiversación de categorías y conceptos de áreas de estudio serias, que si bien no son “Científicas” en el sentido que el soberbio profesor argentino desearía, merecen abordarse con todo el rigor académico posible. A continuación comparto, al menos, 25 enlaces donde puede constatarse lo afirmado sobre el señor Bunge: Mario Augusto Bunge - Premio Perfil 2015 en Ciencias https://www.youtube.com/watch?v=b-9L48vXdHo Mario Bunge: “El psicoanálisis y otras seudociencias son dañinos” http://cultura.elpais.com/cultura/2015/01/15/babelia/1421325878_600598.HTML "Las frases de Heidegger son las propias de un esquizofrénico" http://elpais.com/diario/2008/04/04/cultura/1207260003_850215.HTML "Hay brujos y chamanes en todas partes" http://edant.clarin.com/suplementos/cultura/2006/10/07/u-01285320.htm ¿Mario Bunge sabe de psicoanálisis? https://www.youtube.com/watch?v=7n7DPoH6cLU Carta abierta a Mario Bunge http://www.homeopatiaargentina.com.ar/carta-abierta-a-mario-bunge/ ACERCA DE LA VERDAD: BUNGE VS HEIDEGGER http://www.politicaysociedad.net/acerca-de-la-verdad-reflexiones-en-torno-a-mario-bunge/ Los hijos de Heidegger, serviles del autoritarismo http://www.avizora.com/atajo/colaboradores/textos_mario_bunge/0006_hijos%20de%20heidegger_serviles_del_autoritarismo.htm Argentina: Mario Bunge, su (falta de) tacto y su filosofía http://www.pensar.org/2008-03-borgo.html Mario Bunge: “La mayor parte de los filósofos actuales se ocupa de menudencias” http://www.jotdown.es/2013/06/mario-bunge-la-mayor-parte-de-los-filosofos-actuales-se-ocupan-de-menudencias/ ¿Heidegger nazi? la falsa polémica del Dr. Bunge http://fliegecojonera.blogspot.com.br/2009/12/heidegger-nazi-la-falsa-polemica-del-dr.html Un tirón de orejas a Mario Bunge http://todoloqueseaverdad.blogspot.com.br/2013/10/un-tiron-de-orejas-mario-bunge-con-todo.html NUEVA POLEMICA CON MARIO BUNGE http://jorgeballario.com.ar/site/2010/06/nueva-polemica-con-mario-bunge/ Mario Bunge y las palomas de Flourens http://mariocaponnetto.blogspot.com.br/2010/01/mario-bunge-y-las-palomas-de-flourens.html El Divulgador Social y Científico. https://eldivulgadorsocialycientifico.wordpress.com/tag/jorge-ballario/ Mario Bunge: un charlatán más en el reino de los charlatanes https://soydondenopienso.wordpress.com/2006/11/16/mario-bunge-un-charlatan-mas-en-el-reino-de-los-charlatanes/ MARIO BUNGE: ELOGIO Y DESACUERDO http://hugoaldaveherrera.blogspot.com.br/2008/10/mario-bunge-elogio-y-desacuerdo.html Mario A. Bunge: las burradas son burradas http://www.cartapolitica.org/opinion/mario-a-bunge-las-burradas-son-burradas/ Un subsidio científico trunco. Mario Bunge y la asociación argentina para el progreso de las ciencias http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/subsidio-cientifico-trunco-mario-bunge.pdf Los psicólogos le contestan a Mario Bunge http://www.perfil.com/ciencia/Los-psicologos-le-contestan-a-Mario-Bunge-20100520-0028.html La crítica de Mario Bunge al psicoanálisis http://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/La-criacutetica-de-Mario-Bunge-al-psicoanaacutelisis-20100315-0054.html El psicoanálisis no es ciencia https://pablorpalenzuela.wordpress.com/2010/10/31/el-psicoanalisis-no-es-ciencia/ Bunge y el complejo de Edipo http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/21-27461-2011-02-17.html ANÁLISIS SOBRE EL CUESTIONAMIENTO DE MARIO BUNGE SOBRE FREUD Y SU PSICOANALISIS O PSEUDOCIENCIA http://ssr12.blogspot.com.br/2013/12/analisis-sobre-el-cuestionamiento-de.html Entrevista a Gregorio Klimovsky http://www.elpsicoanalisis.org.ar/old/numero6/entrevista_klimovsky-6.htm De todas las pseudociencias, la más peligrosa es la teoría económica ortodoxa. Entrevista http://www.sinpermiso.info/textos/de-todas-las-pseudociencias-la-ms-peligrosa-es-la-teora-econmica-ortodoxa-entrevista La falsa polémica de Mario Bunge http://www.filosofia.mx/index.php/forolibre/archivos/la_falsa_polemica_del_dr._bunge Nace una estrella http://catanpeist.blogspot.com.br/2008/05/nace-una-estrella-mario-bunge.html Respuesta a Mario Bunge - Por Germán García http://www.taringa.net/posts/info/5287709/Respuesta-a-Mario-Bunge---Por-German-Garcia.html

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


Igual los entiendo a los posmodernos, no debe ser fácil aceptar que dedican su vida a una charlatanería, o un macanaeo como diaría el gran Mario Bunge.

Juan Pérez / Instituto de Psicología


Difícilmente se puede equiparar la obra de Bunge ni siquiera comparándola con la de todos los autores colombianos juntos. Eso para filosofía y ciencia. El que él se oponga fervientemente al pensamiento posmoderno irracional y no use eufemismos ni sea políticamente correcto no debería ser argumento válido para oponerse a su postulación y por el contrario debería ser una razón más para exaltarlo pues qué difícil es encontrar hoy a alguien que se atreva a decir las cosas de frente y con argumentos claros y lógicos. Una vez más, los irracionales promotores de la superstición evitan argumentar usando la lógica y la razón y fallan en atacar con validez los argumentos expuestos por Bunge. Basta con considerar solamente su Tratado de Filosofía y el libro corto La ciencia su método y su filosofía para tener que reconocer que no hay un solo autor de esa magnitud en Colombia. El hecho que los autores que él ha criticado hayan sido traducidos a muchas lenguas no dice nada de la validez de sus obras. La Biblia ha sido traducida a muchas más y ha sido leída por muchos más y eso para nada es un argumento a su favor como texto verdadero o exento de crítica y hasta de burla. Hablando de falacias. Bunge es de lo poco que nos queda para evitar que nuestra región se hunda definitivamente en la irracionalidad y la relatividad que lleva al todo-vale pues esa forma de pensar deja sin piso cualquier intento de crítica a quien pretenda abusar de nuestros pueblos. Llama mucho la atención que quienes se oponen a la crítica que Bunge hace a "intocables" como Hegel, Husserl, Heidegger, Gadamer, Sartre, Freud, Lacan, Foucault y Derrida sean generalmente personas que no entienden mucho ni de ciencia, lógica o matemáticas y que por tanto son incapaces de entender los engaños que se esconden detrás de los discursos oscuros de esos autores. Además, a pesar que la obra de esos autores ha sido traducida a varias lenguas, también es cierto que solamente son tomados en serio por una minoría de académicos en el mundo... sus fortines se reducen a Francia, algunos escuelas de humanidades de América Latina y una que otra facultad de Inglaterra y EE.UU. Se entiende el temor de muchos de que con el homenaje a Bunge y la crítica a los intocables, regrese la racionalidad, la rigurosidad y las reglas claras a las facultades de humanidades en Colombia y se venga abajo ese castillo de arena que construyeron para vender libros, conferencias, seminarios y posgrados.

Raúl F. Hernandez / Facultad de Ingeniería


Señor Juan Pérez con gusto respondo su comentario, pero por favor, antes le pido que se presente públicamente ante este foro con datos verificables (como varios lo hemos hecho) pues algunos colegas me han prevenido con respecto a los “Troles” que con nombre y correo electrónico falso entran a esta página y hacen varios comentarios. Por ejemplo, ¿el comentarista Cesar Cueto es profesor de la Univalle o es un ex–futbolista peruano? Quedo pendiente de su respuesta. Aprovecho para poner en alerta a los administradores de este página, pues se supone que es un foro donde cada persona expresa su opinión honestamente y no donde alguien amparado en el anonimato comenta varias veces con seudónimos distintos.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


Excelente postulación. Mario Bunge ha sido un excelente pensador y científico que ha dado latinoamérica, le debemos mucho!

Felipe Fernandez / Facultad de Ciencias Sociales y Económicas


¿Alguién puede explicar que es lo "positivista" en Bunge?

Juan Pérez / Instituto de Psicología


¿Alguién puede explicar que es lo "positivista" en Bunge?

Juan Pérez / Instituto de Psicología


CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA, soy un aficionado de la filosofía, pero si hay algo de lo que se es sobre psicología, y te puedo asegurar que el psicoanálisis que tu defiendes en tuscomentarios es un marco teórico que quedo desestimado en prácticamente todo el mundo, salvo en Francia y algunos paises latinoamericanos. Quedo desestimado porque como teoría fue refutada y como práctica se desmostró su ineficacia ¿No tienes ningún interés en que una teoría que se utiliza para tratar la salud mental de una persona sea eficaz? ¿Basta con que suene lindo para que sea de tu agrado? Recuerda que Bunge es argentino, el siempre denuncia el psicoanálisis porque en aquél país es muy fuerte la presncia del psicoanálisis es las universidades.

Juan Pérez / Instituto de Psicología


¿si Mario Bunge tiene como 40 honoris causa, porque no darle uno mas?...

cesar cueto / Instituto de Psicología


Bunge es Bunge, no hay mas vuelta que darle..

Juan Manuel / Instituto de Psicología


He leído lo que hasta ahora han discutido en torno a la postulación del profesor Mario Bunge para otorgarle un doctorado Honoris Causa; es evidente que su obra no provoca unanimidad de opiniones. Eso me permite insistir que en la vida académica colombiana, tan precaria, tenemos personas muy destacadas que merecen mejor ese tipo de reconocimientos. Nuestras universidades públicas a veces se desbordan en halagos con colegas extranjeros y es mezquina con aquellos colombianos que han hecho logros con mucho esfuerzo y, muchas veces, a pesar de las erráticas políticas de investigación de nuestro Estado. Sugiero un inventario de personalidades de la investigación en Colombia que deberían ser merecedoras de un reconocimiento semejante y no lo han tenido.

Gilberto Loaiza Cano / Facultad de Humanidades


Como principio de argumentación, aceptemos de entrada que discutir el grado de “Positivismo” del señor Bunge, o incluso la definición de lo que puede entenderse por “Posmodernismo” hace parte de un ejercicio disciplinar técnico ─y polémico─ propio de especialistas en Filosofía y Ciencias Sociales. Pero este no es el punto importante en esta discusión. Considero que si las directivas de la Universidad del Valle, asumen que autores traducidos a casi todos los idiomas, como Hegel, Husserl, Heidegger, Gadamer, Sartre, Freud, Lacan, Foucault y Derrida, entre otros, son en palabras de Bunge, “charlatanes”, “embaucadores” y, asimismo, si decide institucionalmente que la Fenomenología, la Hermenéutica, el Existencialismo, el Psicoanálisis, los Estudios Culturales, el Pensamiento Latinoamericano, el Pensamiento Declonial y en general todo lo que no sea matematizable o verificable empíricamente, es simple “carreta”, “macanería”, debe entonces darle un Doctorado Honoris Causa a Mario Bunge y considerar todos los homenajes posibles pero además, debería replantear el papel que cumplen las Humanidades y las Ciencias Sociales en nuestra misma Alma Mater. Si por el contrario, en un ejercicio de rigor académico, la Universidad del Valle revisa detenidamente el fundamento de las que muchos profesores consideramos críticas ligeras e improperios reiterados del señor Bunge ─ojalá consultando expertos en los autores, teorías y áreas del conocimiento señalados─ debería abstenerse de cualquier tipo de homenaje.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


No soy parte del grupo de profesores de la Universidad del Valle pero sí soy egresado de ella. Estoy totalmente de acuerdo con la postulación del profesor Mario Bunge pues ha sido de los pocos intelectuales nacidos en América Latina que han emprendido con éxito la difícil la tarea de desarrollar filosofía basada en la racionalidad. También creo que es muy importante que la universidad reconozca la importancia de un pensador que se ha atrevido a llamar las cosas por su nombre y ha denunciado como pseudociencias los intentos deshonestos de tantos charlatanes. Es una pena que en estos comentarios lo acusen de positivista cuando en toda su obra siempre se entiende claramente que no lo ha sido ni lo es y por el contrario ha tenido la valentía de criticar con argumentos y evidencias tanto a los pensadores posmodernos como a los positivistas. El profesor Bunge es uno de los pocos intelectuales que no se han dejado convencer por la moda posmoderna que posa de izquierdista pero es muchas veces más reaccionaria que la misma ultraderecha. Su obra es de lo poco que nos queda para salvarnos de la ola de irracionalidad y superstición promovida por los profesores del Giro Decolonial, los Estudios Culturales y otras corrientes similares que ponen en peligro la libertad de nuestros pueblos.

Raúl F. Hernandez / Facultad de Ingeniería


Es lamentable que en este espacio, que puede considerarse como un foro académico de discusión, donde se han presentado posiciones públicas a favor y en contra de una postulación, algunas agudas, pero todas en el fondo respetuosas, el anterior comentarista “Juan Pérez / Instituto de Psicología” incurra en frases chabacanas, vulgares. Sin embargo, a este muy probablemente apasionado lector de Mario Bunge deseo responderle con altura, dignificando este foro universitario. Efectivamente, el mismo señor Bunge ha afirmado que según Martin Heidegger “La nada nadea” (además de afirmar que es “un esquizofrénico” y que “fue un pillo que escribió para idiotas”). Bien, vamos al punto: ¿“La nada nadea”? Esta es una mala traducción de un pasaje de la obra heideggeriana “¿Qué es metafísica?” (1929), expuesta por el filósofo Rudolf Carnap en la versión en castellano del texto “La superación de la metafísica mediante el análisis lógico del lenguaje”, artículo que hace parte del libro “El positivismo lógico” (1959) compilado por A. J. Ayer. El texto original de Heidegger en alemán dice: “als das Wesen des Nichts die Nichtung” (Was ist Metaphysik? Frankfurt/M 131986, S.34) La traducción del profesor español Xavier Zubirí dice: “es la esencia de la nada el anonadamiento”; la traducción del profesor Arturo Leyte dice: “es la esencia de la nada el desistimiento”. Acepto que no es un texto sencillo, por supuesto, pero tampoco es un sin-sentido o un galimatías como los lectores de mala fe afirman y propagan. Quisiera desarrollar más esta última idea pero ya me he extendido y esta es mi cuarta participación en este espacio académico, lo que constituye un inexcusable exceso, por lo cual pido sinceras disculpas a los colegas. Sin embargo, espero que este episodio, sirva para seguir desenmascarando una más de las tergiversaciones y el dogmatismo del señor Bunge.

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


La nada nadea, la paja pajea... Listo, soy un filósofo posmoderno.

Juan Pérez / Instituto de Psicología


Increíble como saltaron todos los posmodernos, acusando de postivista a Bunge cuando el siempre criticó el positivismo, diciendo que se quedó en el siglo XIX... Los que se quedaron en el pasado son los que defienden la irracionalidad y niegan el avance del conocimiento. Bunge es uno de los autores que mas contribuyó a la filosofía durante el siglo XX y XXI, deberían estar orgullosos que la universidad le entrege un doctorado honoris causa a uno de los mejores filósofos de los últimos tiempos. Pero lo mas probable es que no esten de acuerdo con lo que digo, sigan defendiendo autores que ni ustedes entienden, repitiendo de forma escolástica frases rebuscadas que no significan nada, sigan intentando descifrar la diferencia de el "ser en si" y el "ser para si", en lugar de ponerse a filosar sobre cuestiones importantes como como los de la naturaleza del espacio y el tiempo, la materia y la mente, la causalidad y el azar, el significado y la verdad, el valor y la acción, la ciencia y la técnica, la justicia social y el progreso.

Juan Pérez / Instituto de Psicología


Para no darle tantas vueltas a este asunto, sin duda polémico, propongo sintetizarlo racionalmente en la pregunta: ¿Merece o no Mario Bunge un doctorado honoris causa de la Universidad del Valle? En la Resolución No. 005 del Consejo Superior (Febrero 13/2015) sobre el tema, se afirma que se exaltarán “trayectorias vitales que merezcan mostrarse como ejemplo a las nuevas generaciones”. El señor Bunge tiene una obra extensa (no me referiré a su valor académico, para muchos discutible), sin embargo, en el plano ético y deontológico (ético-profesional) consideramos que no es un ejemplo para nadie. Sostenemos con pruebas documentales que Bunge desinforma con sus tergiversaciones, improperios y recurrentes falacias. Para muchos colegas, su proceder reiterado se caracteriza por una larga lista de valores anti-académicos, donde sobresale especialmente la intolerancia hacia quienes no piensan como él. Por tanto, desde nuestra posición, nos parece que lo importante es que por lo menos, no quede impune su larga lista de desmanes, mucho menos, en este preciso momento que se le está postulando en nuestra universidad para un doctorado honoris causa y donde la comunidad académica en pleno puede pronunciarse. Las críticas sustentadas están planteadas, por tanto, que la Universidad del Valle decida en un ambiente de transparencia y publicidad propio de la vida democrática. (Carlos A. Duque. Profesor universitario. Matemático, profesional en Filosofía y magister en Filosofía de la Universidad del Valle. Actualmente doctorando en Filosofía en la Universidad Estadual de Campinas, São Paulo, Brasil)

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


Como egresado de la Maestría en Filosofía manifiesto mi preocupación por la postulación de Mario Bunge a la distinción Doctorado Honoris Causa. Mientras la Universidad de Antioquia le otorga tal distinción a la filosofa Martha Nussbaum en reconocimiento a una de las pensadoras más relevantes de nuestros días, la Universidad del Valle hace lo propio con un profesor que se caracteriza por su intolerancia. Me resulta muy problemático la Universidad del Valle no se atempere al momento histórico del país. Este reconocimiento así parece indicarlo, cuando la figura de Bunge encarna precisamente lo que estamos tratando de superar como la intolerancia. Es oportuno hacer una pausa y debatir acerca de los criterios para tales postulaciones. Entre el positivismo intolerante de Bunge y las reflexiones acerca de la importancia de las humanidades en el mundo contemporáneo, tengo que manifestar que me resulta más digno de reconocimientos honoríficos lo segundo.

JUAN CARLOS LOZANO CUERVO / Facultad de Humanidades


Al igual que otros colegas, manifiesto que no soy miembro de la Comunidad Académica de la Universidad del Valle, sin embargo, es una universidad que aprecio y donde he realizado algunas actividades y a la que me unen sentimientos de aprecio y admiración. No hay duda del prestigio que el profesor Mario Bunge tiene en ciertos espacios académicos de la Universidad americana y dentro de muchas facultades de las universidades de América Latina. Y sin duda, algunos piensan que este sólo motivo es suficiente para otorgarle la distinción honorífica que se propone. Sin embargo, el sólo reconocimiento del que goza un académico no es un criterio suficiente para otorgarle ciertas dignidades. Tampoco se puede usar ese reconocimiento como medio de vanagloria de las propias institucuones, menos tratándose de una Universidad Pública que debe ser fiel a una visión y proyecto de sociedad que, desde luego, debe defender y promover. En este caso, los directivos de la Universidad deben ser conscientes de la crisis que sufren las Humanidades y específicamente la Filosofía en la sociedad actual, en razón del culto miope del cientificismo que padecen los gobiernos y quienes administran la educación. En este sentido, otorgarle tal Doctorado Honoris Causa al profesor Bunge es "difundir, justificar y legitimar" la idea de que las ciencias duras bastan para "administrar las sociedades", cuando la verdad es que éstas muy poco tienen que decir frente a problemas como el sentido de la vida humana,la paz social, la democracia, los derechos humanos, la conviviencia, el concepto amplio de bienestar, de necesidades, etc. Es pasar por alto que la ciencia es sólo una porción muy pequeña de la vida social como sabían ya los miembros de la Escuela de Frankfurt. Quienes valoramos la ciencia, y comprendemos su rol en el progreso de un país, también comprendemos que es el pensamiento social el que traza el horizonte dentro del cual deben moverse las ciencias duras; las ciencias humanas deben alumbrar el horizonte de acción de la ingeniería, la ingeniería genética,la biotecnología, etc. Es la forma de evitar el totalitarismo científicista. Por estas razones no comparto que se le otorgue la distinción propuesta al profesor Bunge, máxime cuando su pensamiento y su relación con la filosofía contribuyen a unidimensionalizar más el mundo en que vivimos y atenta contra una visión pluridimensional de las culturas y los seres humanos. DAMIAN PACHÓN SOTO Profesor Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Santo Tomás.

DAMIAN PACHON SOTO / Facultad de Humanidades


Aunque no soy miembro de la comunidad universitaria de la universidad del Valle, quiero participar porque esta decisión envía un mensaje a toda la academia nacional. No pongo en duda los merecimientos del Dr. Bunge. Él está en todo su derecho de ser positivista y de vivir en el siglo XIX, si es que ahí se siente más cómodo. Lo que me parece problemático es que la universidad del Valle otorgue un doctorado honoris causa a alguien que se caracteriza por su intolerancia frente a los que no piensan como él. Es un mensaje fatal para el país, justo en el momento histórico que estamos atravesando.

Santiago Castro Gómez / Facultad de Humanidades


La calidad, cantidad y variedad de los trabajos del profesor Mario Bunge hace que para la Universidad del Valle sea un honor entregarle esta distinción. La profundidad de sus argumentos en los distintos campos del saber de los que participa –por ejemplo, el artículo que fue evaluado–, la originalidad de sus reflexiones, etc., hace que no quede la menor duda de que es un pensador brillante que entreteje de manera armónica un sistema filosófico propio. Desde luego, un sistema –distinto y opuesto a otros– cuyo principal elemento de evaluación deben ser los logros propios. Dichos logros pueden ser advertidos de forma simple, por ejemplo, a través de sus artículos, no sólo por la cantidad de éstos sino porque muchos de ellos son referentes claves de un conjunto amplio de cursos y seminarios que se imparten en distintas universidades del mundo. Universidades entre las que se encuentra la Universidad del Valle.

Jairo Isaac Racines / Facultad de Humanidades


Considero que su trayectoria científica hace que para la universidad sea un honor entregarle esa distinción.

Maria del Pilar Castillo / Facultad de Ciencias Sociales y Económicas


Habría que considerar, en primer lugar, cuales son las razones para concederle el doctorado honoris causa a Mario Bunge. Si se le concede apoyándose en su larga dedicación a la reflexión y a la filosofía de las ciencia, por la gran cantidad de libros publicados y los innumerables artículos en revistas especializadas y el gran número de conferencias que ha impartido, no veo razón ninguna para no concedérselo. Pero habría que estar advertidos de que en tal caso se trata de una decisión puramente cuantitativa y superficial. Pero si la razón para ofrecerle y otorgarle tal reconocimiento, quiere atender a su lugar actual en el pensamiento epistemológico y en la filosofía de la ciencia, el motivo ya no se ve tan claro. No creo equivocarme si digo que la recepción actual en tales disciplinas con relación a lo que piensa Mario Bunge, es de completa indiferencia o totalmente negativa. Aunque conocido ampliamente por los lectores y docentes del tema, no ha tenido nunca el reconocimiento indudable, a nivel mundial, de pensadores como Gastón Bachelard, Karl Popper, Stephen Toulmin, Paul Feyerabend, Thomas Kuhn o Imre Lakatos. Sin embargo, podría argumentarse que no por no ser de primera línea, como pensador secundario, no pueda, dársele tal distinción. Según sus críticos, su obra, por su dogmatismo, reduccionismo, falsa concepción de la realidad, empirismo grosero y materialismo vulgar, no alcanza un nivel respetable. A esto deben agregarse sus posiciones autosuficientes y dogmáticas, su propia creencia en la posición de un saber desde donde puede descalificar todo lo que no tenga que ver con su lamentable perspectiva causalista. Parece ser que el descubrió lo que es la “verdadera” objetividad... Su manía, totalmente irresponsable e infantil, de refutar aquellas teorías o reflexiones que no entiende, ni ha frecuentado, ni siquiera leído superficialmente, a partir de frases arbitrarias, sacadas del contexto, es la más clara demostración de su liviandad como investigador. Su intolerancia es su primera marca identificatoria. Su pretensión de poder opinar de todo, no importa la complejidad de lo que desconoce, la segunda. Si conociera de todas la vueltas y revueltas de teorías racionales modernas como la semiótica y el psicoanálisis (entre otras), no soltaría con tanta ligereza, opiniones realmente vergonzosas en la actualidad. Las reflexiones de Freud, apoyándose en las ciencias de su época, para intentar construir una ciencia y las innumerables precisiones de Lacan para producir un teoría de acuerdo con los desarrollos de las ciencias modernas y la topología matemática, se convierten en él en meras “charlacanerías”. Ninguna discusión profunda, por supuesto, debido a que no puede hacerla. Le faltan todas las lecturas necesarias para llevarla acabo. El prefiere la descalificación. Dogmático y conservador, cierra todas las oportunidades para la reflexiones para las ciencias humanas. Afortunadamente, nadie le hace caso, por su evidente desfase del pensamiento contemporáneo. Hay una complejidad de máximo grado en la reflexión moderna sobre la subjetividad y la cultura, que el Señor Bunge, no logró penetrar. ¿Pero qué se puede esperar de alguien que desprecia (entre las risas del público inculto al que se dirige complacido) a Hegel y a Heidegger, y algunos más, sin el menor reato, y sin dar muestras de vergüenza intelectual por no haberlos leído y comprendido? ¿Qué refutación puede haber desde un saber preconcebido, lleno de prejuicios, que no dedica su lente crítica a la lectura minuciosa de lo que descarta? Puede dársele su doctorado honoris causa sin que lo perjudique o beneficie. Ya tiene bastantes reconocimientos institucionales. Pero la Universidad del Valle debe saber por qué, si no quiere hacer un acto simplemente formal y sin trascendencia.

Javier Navarro / Facultad de Humanidades


Por favor, presten atención a este vídeo realizado hace 1 mes, donde además de servir de ejemplo del uso abusivo del “Ad Hominem” y la “Falacia del hombre de paja”, hay frases que bordean el fascismo como esta: "Hay que cambiar la gente...cambiar los criterios de selección del profesorado... premiar a la gente seria que busca la Verdad". https://www.youtube.com/watch?v=b-9L48vXdHo

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


En calidad de egresada del Instituto de Psicología (2006) y docente del mismo Instituto de 2009 al 2011 en la Sede Palmira, manifiesto mi desacuerdo respecto a ésta postulación. Por supuesto, están demostrados los significativos aportes del profesor Bunge en materia del sentido de la ciencia, definición de programas de investigación, metodología, entre otras tantas contribuciones, no obstante, esperaría del Alma Mater una postura crítica respecto a la manera como el profesor suele defender sus posturas frente a lo que él se representa como ciencia, desacreditando y ridiculizando las demás formas que el ser humano tiene de conocer el mundo. Una aproximación menos positivista a los diferentes objetos de estudio es tan legítima como la que defiende el postulado y como estudiante de doctorado considero que no es necesario incurrir en la desacreditación de todo aquello que no se ajuste al positivismo radical, que finalmente es sólo una de las tantas alternativas de aproximación a la realidad, sólo una forma de conocer, pero sin duda no la única. Así la cosas, considero que abstenerse de la postulación es una oportunidad para dejar ver que éste tipo de reconocimientos no sólo están basados en los resultados (leídos de manera concreta y sin contexto), sino que también tienen la responsabilidad de considerar los medios a partir de los cuales se han edificado las propuestas objeto de reconocimiento.

Mónica López Santamaría / Instituto de Psicología


En calidad de egresado del Departamento de Filosofía de la Universidad del Valle y formado posteriormente en la Universidad Pública Francesa, expreso mi desacuerdo con la postulación del profesor Bunge a Doctor Honoris Causa. ¿Diecisiete doctorados honoris causa no son suficientes para rendirle homenaje a Mario Bunge? Al parecer no. Alabado y detestado por muchos, Bunge es un intelectual de nuestra época que rinde culto al positivismo científico y al programa reduccionista del discurso universitario, al servicio del capitalismo. Sin duda su obra y su trayectoria intelectual, que dan cuenta de su excesiva creencia en la razón y en la ciencia, lo demuestra. Sus posturas personales e intelectuales lo alejan del estatus de pensador humanista. Para quienes nos ocupamos del campo del psiquismo humano, sabemos muy bien que Bunge ignora radicalmente lo subjetivo o la voz singular del ser humano en condición de sufrimiento. No olvidemos que lo humano sobrepasa los límites de la razón, lo humano no es una ciencia exacta.

JULIÁN LASPRILLA / Facultad de Humanidades


Me permito opinar en mi condición de Médica Psiquiatra egresada de la Pontificia Universidad Javeriana hace 20 años . No entiendo cómo pueden pensar en darle reconocimiento a un profesional que, no solo se quedó anclado en los conceptos positivistas que se han tratado de remover desde mediados del siglo pasado, sino que se ha dedicado a rebatir el avance de las escuelas de investigación social a nivel universal en cuanto al cambio del paradigma positivista cerrado a la posición hermenéutica contemporánea. Me parece gravísimo que se postule a alguien que en lugar de marcar una pauta en los cambios que se requieren para el pensamiento de nuestra era posmoderna, representa una postura anquilosada, narcisista y excluyente de esquemas evolutivos del pensamiento. No entiendo como una entidad tan seria y tan importante como la Universidad del Valle puede darle un espaldarazo a alguien que manifiesta una postura cerrada contra los esquemas de pensamiento que ya se han posicionado en el mundo como válidos ( psicoanálisis, existencialismo, posmodernismo, homeopatía, etc), después de siglos y siglos de lucha contra un pensamiento medieval arcaico e inquisitorial que los condenaba . NO podemos quedarnos para siempre anclados en el pasado. No podemos motivar la exclusión de estructuras de pensamiento que han sido producto de la reconstrucción paradigmática .

Juliana Villate Quevedo / Facultad de Salud


Comparto como ilustración algunas frases famosas del señor Bunge: - "El fútbol es un deporte, no pertenece a la cultura en el sentido estricto de la palabra. El rock es arte comercial. Los rockeros no tienen educación musical, no se han sometido a la disciplina del aprendizaje de la música. Muchos de ellos tienen mucho oído pero, dicho sea de paso, el oído de los rockeros decae muy rápidamente porque tocan música a un volumen tal que aquel se destruye. Para mí, el rock es la negación de la música" - “El psicoanálisis y otras seudociencias son dañinos”. - "Las frases de Heidegger son las propias de un esquizofrénico"

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


No sé si los que fuimos en algún momento catedráticos del Dpto. de Filosofía tengamos alguna incidencia en esta decisión. Es muy probable que no; sin embargo, le pido respetuosamente a a los colegas, que por favor tengan muy en cuenta la intolerancia e irrespeto público reiterado de este académico hacia sus otros colegas y hacia otros tipos de investigación en Humanidades, Ciencias Sociales, Estudios Culturales y Psicoanálisis. Ojalá alguno de los colegas también se pronuncie al respecto públicamente. Un doctorado Honoris Causa a alguien que ya tiene ese título, deberá tener en cuenta con detenimiento las cualidades éticas del postulante. Creo sinceramente que el señor Bunge, a pesar de que su trabajo académico haya alcanzado cierta relevancia, no merece este tan alto honor. Entre otras razones, sostengo que el señor Bunge es un ejemplo de lo que no debemos permitir en la Academia: el uso de agravios, insultos, falacias y reduccionismos para atacar otras formas de conocimiento e investigación distintas a las preconizadas en su "Filosofía Científica". (PD: Estoy dispuesto a adjuntar, si se considera necesario, por lo menos 10 documentos públicos donde se pueden verificar los insultos y agravios del señor Bunge. Asimismo, puedo presentar al menos 5 cartas colectivas de protesta contra los desmanes reiterados del señor Mario Bunge)

CARLOS ANDRÉS DUQUE ACOSTA / Facultad de Humanidades


No albergo absolutamente ninguna duda sobre los méritos del Profesor Bunge para la distinción que se pone a consideración. Creo que varias generaciones hemos tenido como referente sus obras, en casi todos los seminarios sobre Metodología de la Investigación. Sus escritos, tienen las características de vigencia a través del tiempo, que solo tienen los grandes legados, cumpliendo una importante función social en la formación de profesionales,e Investigadores científicos y Sociales. Me atrevo a afirmar que es difícil encontrar algún libro sobre Metodología de la Investigación, que no incluya como referencia importante las obras de Mario Bunge. Creo que es un lustre para la Universidad que el profesor Bunge nos haga el honor de aceptar este Doctorado Honoris Causa.

ROBERTO BEHAR GUTIERREZ / Facultad de Ingeniería


Creo que la Universidad del Valle no debe otorgarle Doctorado Honoris Causa a al profesor Mario Bunge; creo que hay personalidades de la academia colombiana que debían encabezar listado de postulaciones al respecto. Además, el profesor Bunge ha contribuido a la difusión de una idea de ciencia muy limitada que, precisamente, quienes oficiamos en las ciencias humanas no podemos compartir.

Gilberto Loaiza Cano / Facultad de Humanidades


Estoy de acuerdo tiene sobrados méritos, logros, trayectoria y mucho más para merecerlo.

Ramiro Cifuentes Vélez / Facultad de Ciencias de la Administración


Aunque en ciertos aspectos discrepo de él, es indiscutible que el Dr. Bunge cuenta con una trayectoria que amerita no sólo la nominación al Honoris Causa por nuestra universidad sino por otras tantas en América Latina. Será todo un honor para nosotros que acepte la nominación y que haga parte del selecto grupo de nuestros doctorados.

James Montoya Lerma / Facultad de Ciencias


Imposible separar los trabajos de Mario Bunge de cualquier proyecto de investigación en disciplinas asociadas al Urbanismo. Con él aprendimos y nos ayudamos para estructurar nuestras primeras experiencias y hoy aún acudimos a su consulta para orientar a nuevos estudiantes de posgrado. Justo reconocimiento.

Carlos E Botero R / Facultad de Artes Integradas


Estoy de acuerdo con mis demás colegas...recomiendo la nominación.

RODRIGO ABONIA GONZALEZ / Facultad de Ciencias


Los trabajos del profesor Bunge son un referente obligado, no siempre compartido, para todas las áreas de conocimiento. En psicología ha hecho aportes específicos al asunto de la cientificidad de la disciplina y le delimitación de su objeto de conocimiento, que no han sido menos polémicos. El valor de su trabajo radica en la coherencia y consistencia de un pensamiento referente de una tendencia epistemológica clara. En consecuencia la postulación en sí misma es un merecido reconocimiento a la dinámica del pensamiento y sus reflexiones acerca de la filosofía del conocimiento.

Nelson Molina Valencia / Instituto de Psicología


Estoy de acuerdo con el otorgamiento de esta distinción al profesor Bunge. Estemos o no de acuerdo con su pensamiento, sus publicaciones aún sirven como referentes en la metodología de investigación científica.

Luis Recalde / Facultad de Ciencias


la titulación al doctorado Honoráis causa es relevante, ya que tiene una amplia trayectoria en diversos campos del conocimiento

Ritho Mauro Burbano / Facultad de Artes Integradas


Por su obra, enfoque crítico de la ciencia y la sociedad, su permanente y valiente visión polémica de los problemas científicos, filosóficos y mundanos, es un honor para la Universidad del Valle contar entre sus personajes distinguidos al profesor Mario Bunge.

Guillermo Sánchez M. / Instituto de Educación y Pedagogía


Estoy de acuerdo con otorgar el título.

Víctor Andres Bucheli / Facultad de Ingeniería


El pensamiento de Mario Bunge ha llegado también al Campo de la Educación Física y a la Educación en general. Esta solicitud es una ocasión para volver a leerlo, apoyo esta distinción.

CECILIA ORTIZ DIAZ / Instituto de Educación y Pedagogía


Considero que hay razones necesarias y suficientes para conceder el Doctorado Honoris Causa al maestro, filósofo, científico y humanista, Mario Bunge. Hacerlo, será un orgullo para nuestra Universidad.

LUIS AURELIO ORDOÑEZ BURBANO / Facultad de Ciencias de la Administración


Aunque no he tenido la fortuna de tener en mi biblioteca su obra clásica: "La investigación científica: su estrategia y filosofía", será positivo que la Universidad del Valle rinda un tributo a una mente privilegiada como la del profesor Bunge. Me es garto saber que la universidad reconoce a los académicos.

JUAN CARLOS GÓMEZ DAZA / Facultad de Ingeniería


El Profesor Bunge es el más renombrado epistemologo de América Latina y uno de los mejores a nivel mundial. De sobra merece la distinción propuesta.

Jairo Roldán Ch. / Facultad de Ciencias


Creo que está claro que el trabajo del profesor Bunge, además de impactar varios campos del conocimiento, ha permitido la comprensión de un cierto número de asuntos en las condiciones de América Latina. Me parece que un reconocimiento como este responde a la importancia de su trabajo.

Juan Camilo Buitrago / Facultad de Artes Integradas


Sin duda el profesor Bunge ha influido significativamente en generaciones de profesores y científicos latinoamericanos. Me parece apropiado que nuestra universidad reconozca su inmensa contribución. Me es grato respaldar la iniciativa.

Gustavo Bolaños / Facultad de Ingeniería


Mario Bunge, con una trayectoria admirable ha hecho aportes muy significativos a la Ciencia. Sobrados méritos para merecer este reconocimiento.

Julio César Mateus Solarte / Facultad de Salud


No albergo absolutamente ninguna duda sobre los méritos del Profesor Bunge para la distinción que se pone a consideración. Creo que varias generaciones hemos tenido como referente sus obras, en casi todos los seminarios sobre Metodología de la Investigación. Sus escritos, tienen las características de vigencia a través del tiempo, que solo tienen los grandes legados, cumpliendo una importante función social en la formación de profesionales,e Investigadores científicos y Sociales. Me atrevo a afirmar que es difícil encontrar algún libro sobre Metodología de la Investigación, que no incluya como referencia importante las obras de Mario Bunge. Creo que es un lustre para la Universidad que el profesor Bunge nos haga el honor de aceptar este Doctorado Honoris Causa.

ROBERTO BEHAR GUTIERREZ / Facultad de Ingeniería


El profesor Bunge, hace una especial demostración de sus capacidades humanas y profesionales a lo largo de su trayectoria en la gestión del conocimiento para la sociedad, procurando que ésta reflexione de sí misma hacia una transformación distinta. En particular, el texto "la ciencia, su método y filosofía" es una especial provocación para el ejercicio universitario, más ahora, quizás, por los debates sobre los tipos de investigación que debe hacer el país.

Luis Alberto Pérez Bonfante / Facultad de Ciencias de la Administración


Claro que sí!

Juan Miguel Velasquez / Facultad de Ciencias


Su trayectoria académica como científico, filósofo y humanista le ha permitido propiciar un diálogo muy enriquecedor entre la filosofía y otras disciplinas. Su experiencia omo profesor e investigador y como conferencista invitado en diversas áreas del conocimiento es muy amplia, lo que ha hecho que sea reconocido en distintos países de América y de Europa por su gran influencia no solo en el campo de la filosofía sino también en otros como la ciencia, la educación, la cultura y las humanidades.

Gladys Stella López Jiménez / Facultad de Humanidades


En el campo de la filosofía de as ciencias es un referente importante y fundamental ya que su obra a trascendido el contexto latinoamericano y mundial, cabe destacar por ejemplo el libro Epistemología donde expone algunos problemas e intereses de la filosofía de las ciencias naturales, sociales, de la ingeniería y la medicina. Si se reconoce que la filosofía de la ciencia cumple una función complementaria para la enseñanza de las ciencias, los aportes de la obra de Mario Burge adquieren relevancia para la interpretación y conceptualización del conocimiento científico. De acuerdo a lo anterior, la postulación al Doctorado Honoris Causa es relevante.

Henry Giovany Cabrera Castillo / Instituto de Educación y Pedagogía


Mario Bunge fue mi primera aproximación a la filosofía de la ciencia en mi formación como médico y hoy sigue siendo un referente en las discusiones sobre causalidad en epidemiología, el campo en el que me forme finalmente. Su postulación es más que justificada por su contribución en la enseñanza y en el avance del pensamiento filosófico que soporta el desarrollo de la investigación.

Fabian Mendez / Facultad de Salud


he sido lector asiduo de los trabajos del profesor Bunge y veo como su obra tiene una relevancia en los contextos de enseñanza de las ciencias a nivel universitario. La circulación de su libro "la ciencia, su método y su filosofía" ha sido ampliamente debatido en los contextos de formación de profesores, pues su concepto de método científico es un elemento central en los congresos sobre historia, filosofía y enseñanza de las ciencias. Desde mi apreciación personal considero que otros artículos y publicaciones del profesor Bunge permiten avanzar en los debates sobre el papel de la enseñanza de las ciencias en los contextos actuales desde tensiones económicas y políticas, hasta las tesis de la posmodernidad y su influencia en el campo de la actividad científica y por supuesto en la formación de profesores.

Edwin German Garcia Arteaga / Instituto de Educación y Pedagogía


A mi juicio, la postulación del profesor Mario Bunge al Doctorado Honoris Causa es completamente relevante. Como profesora de la Escuela de Salud Pública, he retomado la obra de Bunge. Su trabajo es riguroso, innovador y, sobre todo, orientador para la práctica investigativa.

Olga Lucía Gómez Gutiérrez / Facultad de Salud


Foto

Mayor información
Vicerrectoría Académica
c.e.: vicerrectoria.academica@correounivalle.edu.co
Ciudad Universitaria Meléndez
Teléfonos +57(2) 3308962 | 3398457 | 3212229
Universidad del Valle, Cali, Colombia
©1994-2017