Retorno a la presencialidad: Adaptar lo aprendido con la presencialidad asistida por tecnologías

Por: Dirección de Nuevas Tecnologías y Educación Virtual -DINTEV-

Las herramientas y datos que nos deja el ejercicio educativo en la virtualidad pueden ser aplicados al regresar a las clases en el aula. ¡Revisemos!


Según el comunicado emitido por el Consejo Académico, el día 25 de enero de 2022, la Universidad del Valle se acoge a la resolución 2157 del 20 de diciembre de 2021 del Ministerio de Salud y Protección Social, que permite el retorno a las clases presenciales en todos los niveles de educación, estableciendo las fechas de inicio del periodo académico 2022-1 con el retorno pleno a la presencialidad en las sedes Cali y sedes del Sistema de Regionalización.

Tras el reto que significó para la comunidad universitaria el tránsito hacia el uso e incorporación de tecnologías para la educación, con el fin de cumplir a cabalidad con el desarrollo de los semestres a través de la presencialidad asistida por tecnología, los estudiantes y profesores se enfrentan, ahora, al retorno a la presencialidad en las aulas, que les permitirá adaptar a la nueva normalidad gran parte de lo aprendido sobre las metodologías, prácticas pedagógicas y herramientas tecnológicas de apoyo para el aprendizaje.

En el caso de los profesores, que se vieron en la obligación de adquirir nuevos aprendizajes y habilidades tecnológicas, la presencialidad asistida por TIC les permitió implementar formas innovadoras de ejercer su labor y acompañar a los estudiantes transformando sus metodologías tradicionales de enseñanza, sin perder de vista el vínculo con ellos ni disminuir la calidad pedagógica. Se pudo evidenciar que la presencialidad asistida por tecnologías es el escenario idóneo para la innovación educativa, enfocada en priorizar estrategias significativas y valiosas de enseñanza-aprendizaje.

Metodologías centradas en el estudiante como el aula invertida, o aprendizaje invertido, que consiste en el uso de videos, textos y contenidos multimedia producidos por el profesor o extraídos de fuentes virtuales, que los estudiantes utilizan para preparar los temas previo a la clase, agregan valor en la interacción y diálogo; el estudiante deja de ser un receptor pasivo de contenidos y pasa a involucrarse en su propio aprendizaje. Fue ésta una solución práctica e innovadora a algunos desafíos no resueltos de la enseñanza tradicional y que se pueden adaptar a la presencialidad en el aula de clase.

Paralelo al regreso a la presencialidad, la Universidad, motivada también por la contingencia por el COVID-19, lanzó la nueva oferta de programas académicos 100% virtuales. Este semestre presenta la tercera cohorte del programa de Especialización en Calidad de la Gestión y Productividad, y está próxima a dar a conocer otros programas de pregrado y posgrado en esta modalidad. Se pretende aprovechar la capacidad académica y la experiencia de los profesores para dar el paso pedagógico y tecnológico hacia nuevas formas de innovación educativa que supone un instrumento para mejorar cobertura, calidad educativa y equidad de acceso.

Tanto el retorno a la presencialidad, como el tránsito hacia la virtualidad, llevan consigo procesos de adaptación que, después de dos años del inicio de la pandemia, debe ser menester analizar, reflexionar sobre qué funcionó y qué aspectos aún requieren de mejoras. Aprovechar lo positivo y potencializar los recursos fortalecerá la transición hacia nuevos modelos educativos.

Visite la DINTEV para más información:

http://dintev.univalle.edu.co/